Portada » Comunicados » Comparecencia del Ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo, en el Club Siglo XXI de Madrid – C497
Comunicados

Comparecencia del Ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo, en el Club Siglo XXI de Madrid – C497

Picardo: "Tenemos la oportunidad de ver cómo la zona más castigada de Europa se convierte en una de las zonas más prósperas"

Gobierno de Gibraltar

Comparecencia del Ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo, en el Club Siglo XXI de Madrid

Gibraltar, 29 de junio de 2021

Preámbulo

Buenos días, a todos.

Antes de nada, mi enhorabuena a la selección española de futbol por su clasificación para los cuartos de final de la Eurocopa

Anoche, fue una velada magnífica de fútbol europeo.

Espero que algún día sea posible que la selección española juegue contra la GFA [Gibraltar Football Association, en referencia a la selección gibraltareña], sin que eso parezca nada más que lo más normal.

Un buen partido de fútbol entre un Goliat y un David del fútbol.

Hugh Elliott

Mi agradecimiento, antes de nada, al Embajador Británico, a mi gran amigo Hugh Elliott, por haberme hecho el honor de presentarme esta mañana a tan ilustre público.

¡Y con palabras que puede que luego me cuesten!

Lo que es verdad es que, tanto Hugh como su predecesor Simon [Manley], han sido y son grandes amigos personales y de Gibraltar.

Le doy también las gracias al Embajador por su amistad y su labor por Gibraltar, aquí en la capital de España.

Han sido tiempos difíciles los que se ha encontrado aquí y ha sabido lidiar los peores momentos de la pandemia y del Brexit con tanto humor como habilidad diplomática y gracias a su clara fuerza intelectual.

Club Siglo XXI

Quiero, añadir, también mi agradecimiento, claro está, al Club Siglo XXI por la oportunidad de presentar el punto de vista de los gibraltareños en este prestigioso foro y en este importante momento.

Ya habéis acogido a mis dos predecesores.

Los señores Bossano y Caruana, ambos ahora Caballeros del Reino Unido.

Sir Joe y Sir Peter ya tuvieron la oportunidad de presentar el punto de vista ‘yanito’ a este club en su momento.

Hoy lo hago yo con la humildad de ser sucesor de esos dos gigantes de la vida política del Peñón.

La situación actual

Y este momento es una oportunidad histórica.

Por eso agradezco tanto la cita para despachar con todos ustedes esta mañana.

Sin duda, la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea fue un varapalo para Gibraltar.

Como saben, el 96% del pueblo gibraltareño votó por permanecer en la Unión.

Tenemos ánimo europeísta.

Somos geográficamente parte del continente.

Y apostamos fuertemente por permanecer en la Unión con todos los actores políticos y sociales unidos.

No es poco que —allá por un ya lejano 2016— Canepa, Bossano, Caruana y Picardo —es decir, todos los ministros principales en vida— se unieran a los sindicatos y a la Cámara de Comercio y a representantes de las PYMES y la oposición y al actual gobierno, que yo lidero, para pedir el voto para permanecer en la Unión.

Pero tenemos una cosa que nos tira aún más, que es nuestra condición de británicos.

Y, por eso, como no podía ser de otra manera, Gibraltar aceptó el veredicto de la mayoría de la familia británica.

Nos íbamos de la Unión Europea, que había sido la garantía de nuestro libre acceso al mercado de servicios y al paso fronterizo con solo unos pocos trámites.

Esto, como era de esperar, creó incertidumbre.

Y también creó problemas en relación con temas inesperados.

Uno de ellos se acaba de resolver tan solo la semana pasada, cuando Gibraltar votó abrumadoramente para modernizar nuestra ley del aborto.

Este tema pasaba completamente desapercibido, ya que, si no fuera por el Brexit, la mujer gibraltareña pasaba a España en situaciones que lo requerían.

Pero, después del referéndum del Brexit, nos tuvimos que preguntar si sería posible en el futuro atravesar la frontera con la misma tranquilidad.

Y fue precisamente por el Brexit por lo que inicialmente el tema del aborto terminó en el centro del debate político gibraltareño.

La posición de España

La verdad es que, desde el primer momento, España insistió en que el club de los 27 restantes Estados Miembro debía buscar el beneplácito español para cualquier arreglo que la Unión Europea buscara con Reino Unido en relación con Gibraltar.

Así lo recogerían las directrices negociadoras de los 27.

Esto no nos sorprendió en Gibraltar.

Había sido siempre la actitud de España mientras éramos miembros del club.

No podíamos esperar nada diferente en este momento de salida del club por parte del Reino Unido.

Alfonso Dastis

Lo que sí fue un cambio importante fue la posición dialogante del Ministerio de Asuntos Exteriores de España desde el momento en que llegó al Palacio de Santa Cruz el señor D. Alfonso Dastis, jerezano de nacimiento.

Yo me encontré, por pura coincidencia, con Alfonso Dastis en la entrada de un hotel londinense.

Fue en octubre de 2017.

Le propuse que habláramos.

En febrero empezamos, en una reunión discreta, para informarnos unos a otros de nuestras posiciones.

Desde entonces, sí que notamos un cambio cualitativo en la postura española.

Alfonso Dastis, como andaluz de origen, comprendió en seguida que la vía de la confrontación nos abocaba al desencuentro y al desenlace negativo de la salida de Reino Unido de la Unión.

El señor Dastis hablo de resolver ‘irritantes’.

Estábamos de acuerdo con él, porque ambos consideramos aspectos de la relación como ‘irritantes’ y teníamos ganas de resolver diferentes temáticas.

Y, en unos momentos clave para toda la ciudadanía del Campo de Gibraltar y Gibraltar hemos buscado, con éxito, el deshielo de las relaciones institucionales entre nosotros.

En esos tiempos aún era presidente del Gobierno Mariano Rajoy.

La moción de censura del PSOE estaba aún por producirse.

Pero, incluso entonces, ya no imperaba la postura de aquel que, en los días siguientes al referéndum del Brexit, anunció que en cuatro años ondearía la bandera española sobre el Peñón.

Esas posturas ya no dictaban el único objetivo de la política del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Marco Aguiriano

Ya lo dijo alto y claro Marco Aguiriano, cuando fue Secretario de Estado de Europa, en sede parlamentaria, ante una de las Comisiones de Exteriores:

“Si presentamos los temas de soberanía, los británicos y los gibraltareños cierran sus carpetas y se marchan”.

Esa es la realidad.

No se equivocaba mi amigo Marco en ninguna parte de su análisis.

La misma posición que tiene una vertiente opuesta, presentada por la Ministra González Laya la semana pasada, cuando, contestando a la oposición parlamentaria, en el Congreso de los Diputados, comentó que defendería la reclamación española de la soberanía ‘con uñas y dientes’.

Por eso, desde el gobierno de España, la posición tanto del Partido Popular como la del Partido Socialista ha sido idéntica en relación con la soberanía.

Josep Borrell

Pero cuando llegó el cambio de Gobierno, Josep Borrell, amigo desde antes de ser Ministro, por parte del PSOE comprendió que las oportunidades que representa Gibraltar para el Campo no podrían ser bien aprovechadas si el Peñón salía sin acuerdo de la Unión.

Josep comprendió, también, que un Brexit duro para Gibraltar hubiera sido malísimo, no solo para los gibraltareños, sino para todos los habitantes de la zona del Campo de Gibraltar.

Arancha González Laya

Y la ministra Laya continuó con el talante positivo de cara a la relación futura de Gibraltar con la Unión y, en particular, con España.

Imagen de los miembros de la tribuna

Comprendió, como profesional del comercio internacional, que la vía del dialogo y del entendimiento nos presenta oportunidades inéditas para un futuro potencial de prosperidad compartida, sin igual en todo el mundo.

Yo había sugerido ya en la segunda semana de enero de 2020 —parece que ya hace una década de aquellos momentos pre pandémicos— que Gibraltar podía ser parte de, o tener un acuerdo con, el espacio Schengen.

En esa semana llego Arancha González Laya al Palacio de Santa Cruz.

Solo un mes más tarde, en una entrevista en el Financial Times, ella aceptó que el ingreso de Gibraltar en la zona Schengen, o una relación entre Gibraltar y la zona Schengen, podría ser una realidad con el apoyo de España.

Solo un mes más tarde, en marzo, ya sabemos que España entró en Estado de Alarma por la pandemia.

Con respecto a esto, aún me parece mentira lo que hemos vivido y estamos viviendo.

Reuniones ministeriales

Pero, aun así, pudimos vernos —una Ministra de Exteriores de España y un Ministro Principal de Gibraltar— en persona, con mascarilla, en el Campo de Gibraltar.

Fue una reunión que suscitó muchos comentarios negativos e inoportunos por parte de aquellos que parece que nunca quieren que nos veamos las caras.

Y es que, si nos hablamos, no hay líos. Hay soluciones a problemas perenales.

Efectos positivos

Como culminación de estos contactos hemos podido ver resultados sumamente positivos para todos.

Antes nada, la inclusión de Gibraltar en el Acuerdo de Retirada de Reino Unido de la Unión Europea.

Un acuerdo en materia fiscal entre España y Gibraltar, firmado en nuestro nombre por Reino Unido para que tenga carácter de Derecho Público Internacional.

Y varios memoranda de entendimiento que nos permiten trabajar juntos al margen de lo que nos divide.

Por eso, intentan que, cada vez que haya un encuentro entre un Ministro de Asuntos Exteriores de España y un Ministro Principal de Gibraltar, los comentarios sean tan negativos que sirvan como aviso a navegantes para que no se repita el contacto.

Pues aún más valientes me parecen entonces Morán, Moratinos, Dastis, Borrell y Laya.

Pues todos han conocido a Ministros Principales de Gibraltar y creo que es verdad decir que ninguno, aún, se ha arrepentido.

El gibraltareño

Y es que los gibraltareños, no lucimos parches de piratas.

No somos la caricatura que se pinta del yanito en la prensa más rancia y más infame.

La verdad es que, como todos, los gibraltareños somos buenos y no tan buenos.

Algunos del gusto de todos y algunos del gusto de nadie.

Futuras generaciones

Pero, como en todas las naciones, tenemos hijos.

¿Y por qué importa eso en un tema tan endiablado como este?

Ya nos dijo Sting eso de “The Russians Love Their Children Too”, en referencia al desarme.

‘Los rusos también quieren a sus hijos’ cantaba.

Todos buscamos el progreso y la prosperidad para nuestros hijos.

Que cada generación tenga mejores facilidades que la anterior, no peores.

Que se viva mejor en el hoy por hoy y en el futuro que en la nostalgia del pasado.

Nadie busca, o nadie debe buscar, el retroceso o el conflicto.

La apuesta por el diálogo

Por eso, Gibraltar siempre ha abogado fuertemente por el diálogo.

Porque el diálogo no humilla a quienes lo practican.

Nadie se doblega, ni se rebaja por dirimir las controversias con la razón y no con los titulares.

El diálogo es esencial para la convivencia.

Viviendo ras con ras, como vivimos nosotros con España, la convivencia debe nacer del respeto mutuo.

Por eso, en estos momentos de incertidumbre internacional, cuando el acervo mundial de la posguerra se encuentra tan atacado por fuerzas que agitan la discordia, nuestra obligación es la de traer tranquilidad a las personas que tenemos el honor y privilegio de representar.

Y es que dialogar no es ceder.

No hay debilidad alguna en conversar con el que tenemos enfrente y conocer sus argumentos.

Ya dijo Adolfo Suárez, que “El diálogo es, sin duda, el instrumento válido para todo acuerdo, pero, en él, hay una regla de oro que no se puede conculcar: no se debe pedir ni se puede ofrecer lo que no se puede entregar porque, en esa entrega, se juega la propia existencia de los interlocutores.”

¿Y sabéis qué es lo más bonito que pasa cuando hacemos eso del dialogo que respeta las líneas rojas?

Que no solo conocemos los argumentos del prójimo.

También lo conocemos a él o a ella.

Conocemos al contrario.

Y nos quedamos, espero que mutuamente, realmente sorprendidos por lo que nos encontramos enfrente.

Hacemos amigos.

Y damos alas a la cooperación.

En este sentido, quiero recordar hoy también a un colega que perdimos por el camino.

Antonio García Ferrer, que fue jefe de la oficina de Gibraltar en el Ministerio.

Antonio tenía un gran ánimo de buscar soluciones y se convirtió en buen amigo.

Espero que los que nos quedamos estemos a la altura de su memoria conforme construimos un futuro mejor para todos los que representamos.

Sabemos, con la seguridad nacida de trecientos años de experiencia de fondo, que, con palabras fuertes, asedios y conflicto no hemos llegado a nada más que al mismo punto de partida.

Entonces, pues, habiendo apostado por el diálogo, ¿adónde nos ha llevado?

Acuerdo de Nochevieja

A altas horas de la madrugada, o la ‘madrugá’, como se suele decir al sur del Sur, del 31 de diciembre del año pasado, llegamos a un acuerdo.

El Acuerdo de Nochevieja.

Reino Unido y la Unión Europea ya habían conseguido su Acuerdo de Nochebuena.

Y nosotros, en el tiempo de descuento, minutos antes de los penaltis, pudimos llegar a un acuerdo que no abocara a Gibraltar y al Campo de Gibraltar a un Brexit duro.

Y lo que os dijo la Ministra en el Congreso de “uñas y dientes”, que conste que no fue metafórico, pues fue una negociación dura y donde todos defendimos lo que más nos interesa.

Pero fue un objetivo conjunto de todos los equipos negociadores que esa negociación llegara a buen fin.

Y a buen fin llegó.

Fue un ‘win-win’ en el último minuto, que ya está dando frutos en Gibraltar y en el Campo de Gibraltar, donde, hoy por hoy, se vive una cierta normalidad.

Es un marco de acuerdo de movilidad y cooperación que debe ahora convertirse en un Tratado entre Reino Unido y la Unión Europea para regular la nueva relación entre Gibraltar y el resto del continente.

Que permitirá fluidez en el paso fronterizo.

Que, de ese modo, agilizará también las relaciones humanas.

Y que, por eso, dará efecto a los deseos de las poblaciones de Gibraltar y del Campo de dejar atrás tanta confrontación.

Y, claro está, en esta situación podremos crear, una vez que el Tratado pase a firme, una certeza legal que permitirá que el mundo empresarial no aprecie riesgo alguno en inversiones transfronterizas.

¿A qué nos asomamos?

A la oportunidad de crear una zona muy especial y privilegiada.

A la oportunidad de establecer la marca ‘Gibraltar y Campo de Gibraltar’ como una de las de más prestigio.

Un referente en suministro a una cuarta parte de la flota mercante del mundo, que pasa por el Estrecho de Gibraltar todos los años.

Ya lo ha identificado el informe de la Mancomunidad que dirige mi gran amigo, y cómplice, Juan Lozano.

Nos abocamos a la oportunidad de ver cómo la zona más castigada de Europa se convierte en una de las zonas más prósperas, no de Europa, sino del planeta.

Gibraltar no desea ser Mónaco.

Pero sí aspiramos a ser un motor económico aún más dinámico para el beneficio mutuo de todos los habitantes del Campo de Gibraltar y del propio Gibraltar.

Antes de la pandemia ya disfrutábamos del tercer PIB per cápita del mundo.

Y eso que, al no entendernos con nuestro vecino, no podíamos sumar los activos de un lado y de otro, de aquello que nosotros llamamos frontera y otros llaman verja, y que [además] nuestro principal patrocinador, el Reino Unido, nos saca de la Unión Europea.

Las personas que habitan el Campo de Gibraltar y las zonas del sur de Andalucía tienen una gran habilidad.

Somos gente con salero, gente con talento y gente emprendedora.

Vivimos en una zona privilegiada por la naturaleza y el medio ambiente y por la capacidad de trabajo de aquellos que tienen la fortuna de nacer o hacer sus vidas por ahí.

Estas personas son un gran recurso. Nuestro gran recurso.

Son el más importante de los recursos que han descubierto empresarios internacionales y gibraltareños que establecen sus negocios en el Peñón, pero cuentan con mano de obra y con profesionales de Gibraltar y de los municipios que nos rodean.

Y es que las gentes de Gibraltar y del Campo son extraordinarias.

Solamente necesitan las condiciones apropiadas para que el Campo se convierta en una de las zonas más prósperas de toda España.

Y, por eso, con empresas que lleguen a la zona atraídas por la certeza legal que nos proporcionará el Tratado a negociar entre Reino Unido y la Unión Europea, yo también tengo la certeza de que el conflicto, el desencuentro y el desempleo pueden ser el pasado.

La prosperidad creada por un arcoíris de oportunidades que toque todas las orillas de la Bahía y a todos los que allí habitan, puede ser el futuro de Gibraltar y el Campo de Gibraltar.

Claro que aún queda mucho por hacer.

No va a pasar de la noche a la mañana.

Tendremos que trabajar muchos años.

Pero apelo directamente a la clase empresarial para que sea cómplice de las diversas administraciones que pueden y deben implicarse en hacer un éxito de este sueño de cooperación y prosperidad.

Y, que quede claro, yo estoy aquí para abogar por lo que es bueno para Gibraltar.

Pero lo que es bueno para Gibraltar es bueno para España, y, en particular, es bueno –o buenísimo– para esa parte tan castigada de España que es el Campo de Gibraltar.

Claro está que, de la misma manera, lo que es malo para Gibraltar es malo –o malísimo– también para esa parte tan castigada de España que es el Campo de Gibraltar.

La Mancomunidad recoge en su informe de diagnóstico que la tasa de desempleo de la comarca del Campo de Gibraltar es del 29,75%.

Fabián Picardo, Ministro Principal de Gibraltar, durante su intervención

Cabe mencionar que La Línea de la Concepción y Algeciras, están en los puestos número 1 y 5, respectivamente, del ránking de municipios con una población mayor a 40.000 habitantes con más paro en Andalucía.

El 45,5% de las personas paradas tiene entre 25 y 44 años.

Yo lo tengo claro.

Mi deseo de buscar el éxito de mi pueblo existe en paralelo, no en perpendicular, al éxito de toda la zona.

Son mutuamente incluyentes, no mutuamente excluyentes.

Y a estos datos les podemos dar un vuelco.

Pues tenemos claro desde el Gobierno de Gibraltar que ha llegado el momento de perder los miedos históricos mientras no crucemos las líneas rojas históricas de ninguna de las partes.

Porque en el Acuerdo de Nochevieja hemos encontrado soluciones modernas que nos permiten dar más eficacia a las relaciones humanas y a las relaciones empresariales.

Tengo claro, no solo que vamos a conseguir plasmar esto en un Tratado histórico, sino también que lo TENEMOS QUE CONSEGUIR y que la ciudadanía de ambos lados de la frontera está con nosotros en desear que lo consigamos.

Y esto, solo, ¡es mucho!

Porque también hay que pasar de tanto comentarista negativo y seguir moviendo ficha para conseguir el objetivo común.

Los comentaristas nunca le dieron de comer a nadie ni crearon empleo más que el suyo.

Y mi mensaje aquí, hoy, es que hay que pensar dinámicamente, no estáticamente, y con la valentía que nos da la oportunidad de hacer historia de la buena.

Esa es la primera regla del mundo en el que vivimos.

Amigos y amigas, con este potencial Tratado estamos mirando hacia un futuro de prosperidad compartida.

Queremos crear una economía aún más prospera para Gibraltar y el Campo de Gibraltar dentro de 10 años.

Una década de crecimiento y creación de empleo.

De inversión en infraestructuras y en políticas de entendimiento.

A las grandes empresas ya instaladas en Gibraltar y en el Campo de Gibraltar –y a las de más allá– os propongo el reto de la inversión, de la creación de empleo y de la distribución de aun más riqueza.

Y os lo propongo desde una zona que va a ser, no me cabe duda, una de las más pujantes de Europa en la década que se avecina.

Los jóvenes

Por eso quiero hablar también a los jóvenes.

Ellos tienen una visión –mayoritariamente– de un planeta unitario, igualitario, en el cual el libre movimiento es lo normal.

Si nos pensamos modernos, no podemos condicionar nuestro mundo sujetos solo a las batallas, los eventos y los tratados de hace más de trecientos años.

Y, por ellos, por los jóvenes, apoyo la llamada del Presidente de la Mancomunidad de que el Plan de Reconstrucción del gobierno de España debe tener especial consideración con el Campo de Gibraltar.

Aún estamos a tiempo para que esas inversiones estén diseñadas para complementar las inversiones que proyectará el Tratado que proponemos entre Reino Unido y la Unión.

Y aquí hago un pequeño paréntesis para recordar que aún no se ha concluido el mandato de la Unión.

Conclusión

En este particular, esperamos que cuando la Unión esté preparada, llegue un mandato acorde al Acuerdo de Nochevieja.

En este sentido me acuerdo de aquello que dijo el propio Winston Churchill: “una buena conversación debe agotar el tema, no a sus interlocutores”.

Esperemos que sea pronto que llegue, al fin, ese mandato.

Fabián Picardo escucha al periodista Fernando González Urbaneja

Porque aquí hay una gran oportunidad.

Con todo lo dinámico que aporta Gibraltar y todo lo dinámico que aporta el Campo.

Incluso fue en un momento de confrontación estéril cuando un informe de la Cámara de Comercio de Gibraltar cuantificó que Gibraltar aportaba un 24% del PIB de la zona.

¿En qué podemos soñar si apartamos la confrontación y apostamos por el acuerdo y la cooperación?

No menos, cuando sumemos el potencial del Puerto y Aeropuerto de Gibraltar y el Puerto de Algeciras y el ferrocarril.

La combinación de los recursos humanos y naturales de la zona y el espíritu emprendedor de los yanitos y campogibraltareños nos presentan un potencial de futuro de crecimiento, de más riqueza y de esa ‘prosperidad compartida’ de la cual tanto hemos hablado.

Como dijo el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su primera intervención desde el atril del Congreso como Presidente del Gobierno:

“Vamos a buscar soluciones más allá de sempiterno tema de la soberanía para el Campo de Gibraltar y Gibraltar”.

Vamos más allá, a lo que dijo también el propio Pedro Sánchez en la London School of Economics, cuando habló de hacer de Gibraltar un ‘showcase’ de cooperación.

Con el Acuerdo de Nochevieja.

Con el Tratado entre Reino Unido y la Unión Europea.

Con buena fe y buena praxis.

Este es el arsenal con el cual podemos buscar el éxito de nuestro esfuerzo.

Yo, como optimista que soy, sé que apostaremos todos por éxito.

Porque yo estoy en política para traer éxito a Gibraltar y a la zona.

Yo pongo el hombro para impulsar hacia delante.

Seguro que ustedes también.

Imagen de la sala donde se celebró el acto

Adjunta en pdf la versión en inglés del discurso.

Nota a redactores:

Esta es una traducción realizada por el Servicio de Información de Gibraltar. Algunas palabras no se encuentran en el documento original y se han añadido para mejorar el sentido de la traducción. El texto válido es el original en inglés.

Para cualquier ampliación de esta información, rogamos contacte con

Servicio de Información de Gibraltar

Miguel Vermehren, Madrid, miguel@infogibraltar.com, Tel 609 004 166

Sandra Balvín, Campo de Gibraltar, sandra@infogibraltar.com, Tel 637 617 757

Eva Reyes Borrego, Campo de Gibraltar, eva@infogibraltar.com, Tel 619 778 498 

Web: www.infogibraltar.com, web en inglés: www.gibraltar.gov.gi/press

Twitter: @InfoGibraltar 

Nota para usuarios

Todos los contenidos se pueden publicar citando la fuente (Gobierno de Gibraltar, Policía Real de Gibraltar, Ministerio de Defensa británico en Gibraltar, InfoGibraltar, etc.). Las imágenes, salvo indicación en contrario, se pueden utilizar sin necesidad de citar el origen. Puede consultar más información sobre nuestro servicio en este enlace.

Enlaces de interés

Listado completo de enlaces a las principales instituciones, organismos y colectivos de Gibraltar.
Ver todos