Portada » Comunicados » 247a: Carta del Ministro de Salud y Medio Ambiente John Cortés al diputado Jaime Netto, portavoz de la oposición para Medio Ambiente
Comunicados

247a: Carta del Ministro de Salud y Medio Ambiente John Cortés al diputado Jaime Netto, portavoz de la oposición para Medio Ambiente

Carta del Ministro de Salud y Medio Ambiente John Cortés al diputado Jaime Netto, portavoz de la oposición para Medio Ambiente

 

 

Carta del Ministro de Salud y Medio Ambiente John Cortés

al diputado Jaime Netto, portavoz de la oposición para Medio Ambiente

 

10 de abril de 2013

The Hon Jaime Netto MP

Parliament House

156 Main Street

Gibraltar

 

Estimado Jaime,

 

Me encuentro ahora en condiciones de responder de manera más extensa a su carta de 12 de marzo de 2013. En consonancia con su decisión de publicar la carta que me envió antes de que tuviera la oportunidad de responder, yo también publicaré la mía.

 

He tomado nota de la cartera que le ha sido asignada recientemente. De hecho, me alegré al conocer la noticia, puesto que hemos trabajado juntos en el pasado y pensé que ahora tendríamos la oportunidad de volver a trabajar juntos para mejorar el medio ambiente de Gibraltar. Por desgracia, a juzgar por el contenido y el tono de su carta, parece que no comparte mis intenciones.

 

No voy a comentar todos los detalles de su carta, puesto que la mayoría tendrá respuesta cuando se publique nuestro Plan de Gestión para los Macacos de Berbería (Gibraltar Barbary Macaque Management Plan).

 

Sin embargo, aprovecharé la oportunidad que me ha brindado para recordarle que la presencia de macacos fuera de la zona alta del Peñón (Upper Rock) es un problema de largo recorrido que nunca ha sido abordado adecuadamente en el pasado. Por supuesto, como pudo comprobar en su período como ministro, el movimiento de los animales salvajes nunca puede ser controlado por completo, pero no creo que sea necesario recordarle las numerosas ocasiones en las que, tanto yo como otros colegas, le instamos a usted y a los demás Ministros de Medio Ambiente, a que adoptaran medidas firmes para evitar la colonización de zonas urbanizadas por parte de los macacos. Les advertimos de esta situación y también de que los sacrificios, por sí solos, representan medidas cortoplacistas que no evitan el retorno de los animales al cabo de unos meses o, a lo sumo, unos pocos años. Hicimos hincapié en que la reducción de sus números, ya sea mediante sacrificio o exportación, debe acompañarse de más investigación y más recursos para gestionar la población día a día. Como era de prever, los sacrificios que llevó a cabo no tuvieron ningún impacto significativo.

 

Se equivoca usted al afirmar que existen agresiones continuas contra la población. Por supuesto, cualquier agresión es preocupante, pero, tal y como demuestran los datos sobre mordeduras que presenté en el Parlamento, los incidentes no han aumentado. En realidad, las investigaciones han demostrado que el número de incidentes por mordeduras en Gibraltar se encuentra entre los más bajos del mundo para una población de macacos conviviendo cerca de centros de población humana.

Menciona usted los consejos que le hemos ofrecido en el pasado, cuando ambos teníamos funciones diferentes. Lamentablemente, no menciona en absoluto todos los consejos que usted y algunos otros Ministros de Medio Ambiente anteriores han ignorado por completo.

 

Como vengo manteniendo, la gestión de una población de animales salvajes casi siempre requiere la eliminación de ciertos individuos. Esto no viene sino a repetir lo que ya explique en el Parlamento.

 

Sin embargo, el sacrificio a gran escala no representa una solución en sí mismo, de manera que el llevado a cabo en 2003, realizado en contra del consejo [de expertos] y mientras yo me encontraba fuera de Gibraltar, sólo podría justificarse, si es que pudiese llegar a justificarse en algún momento, si el Gobierno del GSD lo hubiese acompañado de medidas adecuadas y duraderas para evitar que el problema ocurriera de nuevo. Pero no lo hicieron. Ustedes no hicieron nada y, tal y como les advertimos, los monos volvieron a las zonas urbanizadas. Aun así, siguieron sin hacer nada. De manera que, ¿cómo pueden justificar aquel sacrificio? Fue una ejecución, ni más ni menos. Permítame que le recuerde que, entre 1999 y 2003, se llevaron a cabo los siguientes sacrificios en Gibraltar, sin que se adoptasen medidas [adicionales] para evitar que el problema volviese a producirse:

 

1999       23           Catalan Bay

1999       27           Moorish Castle

2002       20           Moorish Castle

2003       27           Catalan Bay

 

Resulta evidente que los sacrificios solamente resolvieron la situación a corto plazo y que el problema recurrió poco después. Casi cien macacos de Berbería exterminados sin obtener beneficios duraderos.

 

En los primeros años de mi participación en el asunto de los macacos, a finales de los años 90, existía una creencia errónea, casi ingenua, entre mis colegas de entonces acerca de que el Gobierno iba a tomar medidas para prevenir problemas futuros. Quizá, de esta manera, en aquel momento el sacrificio como medida aislada pudo haber parecido más razonable. Sin embargo, la falta de compromiso y coherencia, en consonancia con otras actuaciones del anterior Gobierno, nos decepcionó a muchos.

 

Menciona también el tema de la anticoncepción y afirma que, “según le consta”, no tuvo éxito. Pues bien, si realmente no lo tuvo fue porque su Gobierno no proporcionó los recursos necesarios para ello. El otoño pasado, este Ejecutivo facilitó recursos a la Clínica Veterinaria que permitieron implantar anticonceptivos a 23 hembras en una sola temporada. En los últimos CINCO años sólo habían sido capaces de implantar a 21, cerca de cuatro al año. Difícilmente puede calificarse esto de tentativa relevante de solución. Parece evidente que la información que “le consta” es errónea.

 

En cuanto a la anticoncepción inmunológica, éste y otros métodos están siendo estudiados por los veterinarios y todavía no se ha alcanzado una decisión final.

 

Como usted sabrá, la exportación de monos representa un desafío, puesto que no depende enteramente del exportador, sino más bien del receptor. En este momento estamos manteniendo negociaciones e informaremos cuando y como proceda.

 

Jaime, resulta bastante increíble que usted pueda llegar a escribir, en una carta dirigida a mí, las palabras “Teniendo en cuenta el fracaso en el control de la población de macacos”, como queriendo dar a entender que de alguna manera es “mi” culpa, cuando ese fracaso les corresponde claramente a usted y a sus colegas. Hasta el momento en que se produzca el primer nacimiento esta primavera, TODOS los macacos de Berbería que habiten en Gibraltar habrán sido engendrados antes de diciembre de 2011, y, por lo tanto, el tamaño de la población actual no se puede atribuir a este Gobierno. En cuanto a sus otros comentarios relacionados con la genética, puedo asegurarle que la diversidad genética de la población será tenida en cuenta durante el proceso de selección de los animales a apartar.

 

No debería sorprenderle mi comentario en el Parlamento explicando que no podía saber dónde se encontraba cada macaco en cada momento. No a menos que usted si lo hubiese sabido cuando era ministro. Sospecho, sin embargo, que no era así. Lo que si sabrá, es que se están llevando a cabo investigaciones mediante el uso de collares GPS para vigilar los movimientos de la población que permitirán un mejor control en el futuro.

 

Las demás cuestiones que usted plantea encontrarán respuesta en el Plan de Gestión al que aludí previamente, de manera que no me extenderé sobre ellas en este momento.

 

Al concluir su carta, parece decirme que tengo la obligación de darle todos los detalles de todos los consejos que recibo, y reclama “un diálogo entre iguales”. En otra parte de su carta sugiere que mantengamos una “discusión racional”. Todo ello parece sugerir que usted estaría dispuesto a que trabajásemos juntos en este tema. Esto, sin embargo, resulta muy sorprendente. En un comunicado de prensa reciente, solicité un enfoque unificado respecto a esta cuestión, pidiendo cooperación en lo que debería ser una campaña por todo Gibraltar para que nuestros monos volvieran a la naturaleza. En lugar de aceptar mi invitación, el GSD la rechazó y, en su propio comunicado de prensa, acusó a mi Gobierno de querer que la “opinión discordante” de la oposición fuese “silenciada o diluida”. Su partido llegó a decir que se trataba de un intento de invocar el patriotismo por “motivos interesados y partidistas”. ¿En qué quedamos, entonces? Cuando pido unidad usted dice que se trata de una táctica interesada, así que ¿cómo interpreto ahora su solicitud?

 

Más allá de su carta, creo que la oposición está teniendo un comportamiento peor que interesado: está siendo tremendamente irresponsable. Albergan la esperanza de que nuestras campañas y esfuerzos fracasen – unas campañas y esfuerzos que ustedes ni siquiera intentaron llevar a cabo cuando tuvieron la oportunidad. La oposición parece estar deseosa de que se produzcan más mordeduras. Está tratando deliberadamente de sembrar el miedo y el pánico entre la comunidad mediante material de propaganda que alude a “monos pulgosos y agresivos”. Así no sólo extiende el miedo de forma innecesaria, sino que también daña nuestro producto turístico, el medio de vida de muchos. Es una vergüenza, e incluso una deshonra. Le aseguro que, como gibraltareño, la posición del GSD me ha causado autentico bochorno al hablar con expertos internacionales. En aras de la buena reputación de Gibraltar he llegado a tener que pedir disculpas por sus declaraciones.

 

Si valora usted su lugar en nuestra comunidad, debería asimilar la lógica de nuestras intenciones. Pase página y apoye nuestros esfuerzos. Usted debería respaldarnos, no instar al pánico. Las investigaciones científicas confirman que nuestros macacos se encuentran libres de enfermedades y que sus mordeduras conllevan un riesgo muy escaso para la salud.

 

Usted es consciente de que la gestión de una población de animales salvajes requiere tiempo, y que no se puede resolver en quince meses el perjuicio de muchos años.

 

Jaime, por mucho que lo intente, no puede cambiar el hecho de que, si nos hubiera escuchado tanto a mí como a mis compañeros de entonces, su legado habría consistido en una población de macacos correctamente gestionada, de la que la comunidad podría sentirse orgullosa y que contaría con el respeto internacional. En cambio, nos ha dejado una población mal gestionada, que mucha gente en nuestra comunidad ya no mira con orgullo sino, gracias a sus esfuerzos, con miedo, y que cuenta con escaso respeto o credibilidad internacionales. Este es el legado del GSD y el problema que ahora me corresponde solucionar. Le estoy muy agradecido.

 

Afortunadamente, con el apoyo de los profesionales y de la comunidad, confío en que estaré a la altura del reto.

 

Atentamente,

 

Dr. John Cortés

Ministro de Salud y Medio Ambiente

130411 247a Carta del Ministro de Salud y Medio Ambiente John Cortés.pdf

Nota para usuarios

Todos los contenidos se pueden publicar citando la fuente (Gobierno de Gibraltar, Policía Real de Gibraltar, Ministerio de Defensa británico en Gibraltar, InfoGibraltar, etc.). Las imágenes, salvo indicación en contrario, se pueden utilizar sin necesidad de citar el origen. Puede consultar más información sobre nuestro servicio en este enlace.

Enlaces de interés

Listado completo de enlaces a las principales instituciones, organismos y colectivos de Gibraltar.
Ver todos

Vídeo de la semana

Viajando con Chester – Especial Gibraltar

Ver todo nuestro archivo audiovisual