690: Discurso del Ministro Principal en la Recepción del Gobierno de Gibraltar en la Conferencia del Partido Conservador 2013

 

Gobierno de Gibraltar

Discurso del Ministro Principal en la Recepción del Gobierno de Gibraltar en la Conferencia del Partido Conservador 2013

Gibraltar, 30 de septiembre de 2013

Queridos amigos:

Vaya verano que hemos tenido.

Los gibraltareños podríamos haber dicho hace semanas a la ONU que el calentamiento global es una realidad, ya que el verano ha sido largo y caliente en Gibraltar.

Un verano en el que hemos estado en el ojo de un huracán mediático, y no me refiero a nuestra aparición en programas [de televisión] como "Top Gear", "Gibraltar, Britain in the Sun" o "New Tricks".

Ha sido un verano de largas colas diarias en la frontera, que han afectado indiscriminadamente a personas mayores, niños, mujeres embarazadas y trabajadores.

Unas colas diseñadas por España para avanzar en su rancio propósito de intimidar a Gibraltar para que ceda en cuanto a su soberanía.

Desde las continuas incursiones diarias en Aguas Territoriales Británicas de Gibraltar por los buques del Estado español que comenzaron a intensificarse en 2010, hasta incluso un caso en el que la Guardia Civil disparó contra un ciudadano británico desarmado que conducía una moto acuática.

Un verano de amenazas, retórica y mentiras directas por parte de los Ministerios del Interior y de Asuntos Exteriores de España sobre Gibraltar.

Acerca de nuestra industria turística, nuestra industria de bunkering, nuestra industria del juego online, nuestra industria de servicios financieros.

Todas ellas han sido atacadas y difamadas por un Gobierno español que debería darse cuenta de que tiene más que ganar fortaleciendo su relación con Gran Bretaña que poniéndola en riesgo.

Y todo esto porque construimos un arrecife artificial en Aguas Territoriales Británicas de Gibraltar para crear un nuevo hábitat marino e impedir que un pescador español en particular dañase los fondos marinos, y porque seguimos —y seguiremos— con nuestro trabajo de protección costera de playas en la parte oriental del Peñón.

Sin embargo, todas las mentiras sobre estos temas que se han vendido en la prensa española han logrado engañar a las gentes del país vecino para que vean a Gibraltar como una especie de parásito.

De hecho, en Gibraltar tenemos claro que algunas de las declaraciones hechas por destacados políticos españoles en las últimas semanas han conseguido despertar sentimientos de desconfianza, rechazo e incluso de odio contra los gibraltareños, especialmente entre aquellos españoles con mayor desconocimiento de la situación.

Hasta tal punto que ustedes entenderán la tristeza que me produjo la semana pasada ver un vídeo de YouTube que mostraba una obra de teatro escolar en la que 3 gibraltareños vistiendo camisetas con la bandera británica eran acribillados a tiros por agentes de la Guardia Civil.

Vergonzoso. Indignante. Triste.

Pero si una imagen vale más que mil palabras, entonces ese vídeo transmite un millón de emociones que han sido avivadas e instigadas por personas que en la Europa del siglo XXI deberían mostrar más sentido común.

Por suerte, contamos con grandes amigos como William Hague, David Lidington y, por supuesto, David Cameron.

Su defensa clara e inequívoca de Gibraltar y sus gentes ha sido intachable y, sin duda, ha hecho reflexionar seriamente a los comentaristas y figuras políticas más razonables en España acerca de las tácticas desplegadas contra nosotros.

Y esta noche, en nombre del Gobierno de Gibraltar y, en particular, en nombre del pueblo de Gibraltar, estoy aquí para honrar a los miembros del partido Conservador que han defendido incondicionalmente al pueblo de Gibraltar y para darles las gracias por las contundentes declaraciones que han hecho a favor de Gibraltar y de su gente.

Su apoyo incondicional incluso puede haber sorprendido a algunos en Madrid que subestimaron la fuerte relación que une a Gibraltar y al Gobierno de coalición del Reino Unido.

Esta relación es lo que nos puede permitir avanzar incluso ante retos como tan enormes como el que afrontamos en la actualidad;

Porque Gibraltar y el Reino Unido siguen trabajando "codo con codo" para encontrar la mejor manera de progresar.

Los dos nos mantenemos firmemente comprometidos con el Foro Tripartito de Diálogo establecido con la anterior administración española.

El Partido Popular se niega a participar en ese Foro.

Y por ello, en Gibraltar hemos aprobado y adoptado la propuesta de William Hague para mantener conversaciones ad hoc cuando sea necesario o deseable hasta que el Foro Tripartito pueda volver a reunirse.

Gibraltar y el Reino Unido tendrán voces separadas y se presentarán con delegaciones independientes en cualquiera de estos encuentros.

Hemos propuesto que la Comisión de la UE también debería estar presente para tratar aquellas materias que hayan sido objeto de denuncia por alguna de las partes.

Y todas las decisiones deben ser tomadas por consenso, de modo que nada pueda ser impuesto a Gibraltar sin nuestro consentimiento.

PERO estas conversaciones no incluirán, obviamente, ninguna discusión sobre la soberanía de Gibraltar o su futuro.

De hecho, ya ha quedado meridianamente claro que el Reino Unido no transferirá la soberanía de Gibraltar contra nuestra voluntad y que, además, ni siquiera entrará en un proceso de negociación sobre la cuestión de la soberanía sin nuestro consentimiento.

Se trata de un veto que tenemos la intención de ejercer de forma permanente para impedir un regreso al proceso de Bruselas o a cualquier otro foro bilateral que implique una negociación o discusión acerca de nuestra soberanía, ¡por mucho que el señor Rajoy se empeñe en lo contrario al dirigirse a la Asamblea General de las Naciones Unidas!

Y ello pone realmente de manifiesto el compromiso del Gobierno británico con nuestro derecho de autodeterminación y el principio universal de consentimiento, que debe ser el principio rector.

Sin embargo, espero sinceramente que podamos entablar conversaciones ad hoc dentro de no mucho tiempo para tratar de avanzar en áreas que sean de interés común; y en dichas conversaciones deberán estar presentes aquellas partes para las que el tema de debate sea relevante.

En este sentido, ayer dos jóvenes señoritas dieron un ejemplo para todo el mundo.

Miss Gibraltar 2013, Maroua Kharbouch, se clasificó entre las 6 finalistas en el concurso de Miss Mundo como "la elegida por el público".

¡Fue la candidata preferida por ciudadanos de todo el mundo!

Gibraltar no podría estar más orgulloso de esta joven que describió la bondad como "aquellas palabras que los sordos pueden escuchar y aquellas acciones que los ciegos pueden ver”.

Y cuando estaban siendo anunciados los primeros premios, ella y Miss España se cogieron las manos, expectantes, frente a una audiencia global.

Eran el reflejo, en una imagen que sin duda vale más que mil palabras, de la realidad de la relación simbiótica que existe entre el pueblo de Gibraltar y el pueblo español de La Línea, así como con el resto de ciudades que nos rodean.

Amistad. Respeto. Entendimiento.

Y más si tenemos en cuenta que Gibraltar da trabajo a 10.000 personas que viven al otro lado de la frontera.

Sé que si la misma energía que dedicamos a estar en desacuerdo la dedicáramos a trabajar juntos, esa cifra podría duplicarse o triplicarse fácilmente.

Sería deseable que los titulares beligerantes dieran paso a un verdadero diálogo para la cooperación y las buenas relaciones entre vecinos.

Por lo tanto, creo que es enormemente positivo que miembros del actual partido en el poder en España, el Partido Popular, asistan a esta conferencia, capitaneados por Esteban González Pons.

Es positivo porque os brinda la oportunidad de dejarles claro que el pueblo británico nunca cederá ante la intimidación.

Que el apoyo del Partido Conservador en cuanto al derecho inalienable de los gibraltareños a la autodeterminación no puede ser más claro y que nunca cambiará.

Es positivo porque podréis dejar claro que el Partido Conservador nunca aceptará una propuesta de soberanía conjunta —tal como promovió Peter Hain a finales de 2002— puesto que los pueblos de Gibraltar y del Reino Unido están unidos por un vínculo inquebrantable que nadie debería tratar de destruir en contra de nuestros deseos.

Y las declaraciones de que España y Argentina trabajarán juntas en el tema de Gibraltar y las Malvinas no nos asustan, sino que refuerzan nuestra voluntad común de colaborar para defender nuestros derechos.

Dado que la presión en la frontera, que ya fue el MODUS OPERANDI del Partido Popular entre 1997 y 2003, no conseguirá debilitarnos.

Y ni tan siquiera el actual embargo ilegal —que distorsiona el mercado único— sobre las importaciones de piedra, arena y áridos necesarios para nuestra industria de la construcción logrará retrasar o detener nuestro progreso socioeconómico o nuestro programa de edificación de 1.000 nuevas viviendas de precio asequible en los próximos 26 meses.

Es positivo que el Partido Popular esté aquí en la conferencia, ya que os brinda la oportunidad de garantizar que todas las esferas del Partido Popular en Madrid reciben el mensaje de que la relación entre el Partido Conservador y el PP se ve deteriorada por el tratamiento que se está dispensando a la buena gente de Gibraltar.

Que, tal como han expresado algunos ministros del Partido Conservador, la relación bilateral entre el Reino Unido y España se deteriorará si la intimidación, las mentiras y la retórica persisten.

Así que os pido a aquellos de vosotros que coincidáis con estos colegas del Partido Popular que les recordéis las palabras claras e inequívocas del Primer Ministro, David Cameron, con las que estableció la posición del Partido Conservador y del Gobierno del Reino Unido con ocasión de nuestro Día Nacional:

"Gibraltar es británico, ¡y que así siga!"

Porque el vínculo entre el pueblo de Gran Bretaña y Gibraltar es inquebrantable.

Una alianza que se fortalece en la adversidad.

Incluso en relación con cuestiones en las que inicial y aparentemente podíamos tener conflicto de intereses, somos capaces de trabajar juntos para conseguir resultados que nos beneficien mutuamente;

Como sucede con el "Impuesto al Punto de Consumo" (Point of Consumption Tax) propuesto por el Ministro de Hacienda [británico] en relación con los juegos online, área cuyos mayores expertos a escala mundial están en Gibraltar —el “Silicon Valley” y “Las Vegas” de esta industria.

La Asociación de Apuestas y Juego de Gibraltar (Gibraltar Betting and Gambling Association) —algunos de cuyos miembros están hoy con nosotros— está colaborando con los funcionarios del Ministerio de Hacienda y del Departamento de Cultura, Medios y Deporte (DCMS) para ofrecer su inigualable experiencia y ayudar a conseguir un mejor marco normativo que sea aplicable y funcione tanto en Gran Bretaña como en Gibraltar.

Y nuestra alianza también está funcionando bien desde un punto de vista político; el Gobierno de Gibraltar está ahora totalmente comprometido con la Revisión del Equilibrio de Competencias (Balance of Competences Review) que está llevando a cabo el Reino Unido, ya que también queremos que hacer oír nuestra opinión en caso de un referéndum sobre Europa.

Ha sido un largo y caluroso verano, y está empezando a hacer un poco de calor en esta sala, por lo que tal vez debería ahora dar la palabra al hombre que se ha ganado el respeto del pueblo de Gibraltar, tanto en la Oposición como en el Gobierno.

Un verdadero amigo del Peñón y de sus gentes.

El Ministro de Asuntos Exteriores [británico], William Hague.

taxonomía: 
Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...