136: La residencia para los enfermos de Alzheimer y demencia se retrasa por los errores del Gobierno anterior

 

Gobierno de Gibraltar: Ministerio de Igualdad y Servicios Sociales

 

La residencia para los enfermos de Alzheimer y demencia se retrasa por los errores del Gobierno anterior

Gibraltar, 1 de marzo de 2013

 

El Gobierno se complace en ofrecer una actualización de la propuesta para una Unidad Residencial para enfermos de Alzheimer y demencia senil en el antiguo Hospital de la Marina Real (Royal Naval Hospital) y también en contrastar sus propios proyectos con la sorprendente forma en la que la administración anterior pretendía hacinar a un número excesivo de pacientes mayores con demencia en un espacio demasiado pequeño para alojarlos. En resumen, las instalaciones que habría habilitado la administración anterior, si este Gobierno no hubiera parado los trabajos, habrían sido deficientes.

 

Poco después de asumir el cargo, este Gobierno contrató a Bob Wilson, de Chaplow Wilson Associates, una consultora independiente especializada en diseñar instalaciones para pacientes con Alzheimer y demencia. Wilson estudió los planes que ya estaban en marcha y preparó un informe completo sobre sus deficiencias. Su conclusión fundamental fue que el antiguo plan mostraba una preocupante preferencia por lo cuantitativo sobre lo cualitativo. Dado el espacio disponible en el Hospital de la Marina Real, Wilson pensó que la unidad sólo podría albergar un máximo de 52 camas.

 

Por el contrario, el anterior gobierno parecía no tener rumbo fijo en relación con este proyecto, con cambios continuos de planes y, lamentablemente, sin asesoramiento clínico alguno por parte de expertos  en diseño de espacios [sanitarios] relacionados con la demencia. Originalmente, se previeron 66 camas de las cuales 58 serían dedicadas a pacientes con demencia. A continuación, los planes fueron revisados y se introdujo una entreplanta para dar cabida a un total de 88 camas. Después de reducir esta cifra a 80 camas, en abril de 2011 se aumentó la cantidad a 90, aunque más tarde se redujo a 80 debido a presiones de la Agencia de Servicios Sociales.[1] La Agencia de Servicios Sociales expresó en 2011 sus dudas sobre el tamaño de las habitaciones de los residentes y, en particular, planteaba que no sería posible utilizar grúas hospitalarias estándar. La Agencia de Servicios Sociales también estaba preocupada por la viabilidad del diseño, ya que pensaba que comprometía la seguridad de los residentes y del personal. En este punto, la Agencia de Servicios Sociales estaba firmemente convencida de que el cliente no tenía un interés sincero en los pacientes. Y cuando surgía la pregunta de quién era el cliente, la respuesta siempre era que “las instrucciones procedían del número 6 de Convent Place”.[2]

 

“En abril de 2011 el entonces Gobierno estaba intentando meter a presión 90 camas en un espacio en el que diseñadores especializados creen que apenas podrían caber 50”, ha dicho la ministra de Salud, Samantha Sacramento. “Resulta meridianamente obvio que no se había pensado en absoluto en las necesidades de los pacientes, en su dignidad ni en su calidad de vida”.

 

Como nota al margen, a pesar de no haber acordado un diseño básico, la administración anterior estimó un presupuesto cercano a los seis millones de libras para el proyecto. Más tarde, tras el cambio de gobierno, se descubrió que el coste estimado para el diseño iba a suponer más del doble de la cantidad original. Lamentablemente, este no es el único ejemplo de un proyecto de la administración anterior que haya excedido ampliamente su coste estimado.

 

El actual Gobierno considera que las personas con demencia y Alzheimer, como todos, necesitan seguridad y comodidad en un entorno agradable y estimulante. Sin embargo, como consecuencia de la situación de dependencia de estas personas, tienen necesidades adicionales derivadas de una memoria afectada y de unos procesos de aprendizaje y razonamiento dañados. Necesitan más espacio que los residentes habituales de una residencia de ancianos para permitir el acceso a los cuidadores y al lequipamiento adecuado. Además, también tienen necesidades terapéuticas particulares. Constituyen un grupo muy vulnerable y el resto de la sociedad tiene la responsabilidad de asegurar que se les proporcionen cuidados de la mejor calidad en un entorno adecuado.

 

El coste estimado para completar el proyecto oscila en torno a 1.200.000 libras, de las cuales más de 800.000 tienen como objetivo cambiar la estructura interna de 80 camas a una estructura de 52 camas. El resto del coste se destina a elementos que no fueron tenidos en cuenta en el diseño anterior, tales como una cocina principal, una sala de actividades con equipamiento especializado como sistemas de altavoces y equipo audiovisual en cada planta, bucles de inducción para residentes con dificultades auditivas, salas de terapia ‘snoezelen’[3], peluquería, un jardín y un jardín sensorial fácilmente accesibles para los residentes, además de muchos otros elementos que harán más placentera la vida de los residentes.

 

“Los diseños finales se terminarán a finales de abril y los trabajos comenzarán inmediatamente”, ha añadido la ministra Sacramento. “Es una pena que los errores del Gobierno anterior hayan retrasado de manera tan significativa la habilitación de esta instalación tan necesaria”.



[1] La Care Agency es una institución creada al amparo de las leyes de Gibraltar para prestar servicios sociales a la comunidad.

[2] Sede del Gobierno de Gibraltar.

[3] Terapia de estimulación sensorial.

 

taxonomía: 
Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...