074: Feetham es la última persona que debería acusar a alguien de “fraude electoral”

 

 

Gobierno de Gibraltar

Feetham es la última persona que debería acusar a alguien de “fraude electoral”

Gibraltar, 6 de febrero de 2013

 

Resulta desafortunado que, en sus primeras declaraciones públicas, el nuevo líder de la oposición, Daniel Feetham[1], ya haya demostrado cuánto le queda por aprender. Aunque hasta cierto punto esto es lógico y previsible, ya que acaba de llegar al cargo, no cabe duda de que debería haber demostrado mayor mesura y haber sido más juicioso en la elección de sus palabras.

 

La acusación de que el Gobierno ha perpetrado un “fraude electoral” contra el electorado porque no podremos cumplir nuestro programa es absurda y además evidencia una falta de entendimiento del pasado reciente, cuando el propio GSD a menudo repetía los mismos compromisos programa tras programa porque eran incapaces de cumplirlos a tiempo. Por lo tanto, en virtud de los parámetros establecidos por el señor Feetham, su propio partido perpetró un fraude electoral tras otro ya que algunas partes de sus programas se incumplían reiteradamente. Por ejemplo, como todo el mundo recordará, el Centro de Ocio (Leisure Centre) figuraba en los programas electorales de 2000, 2003 y 2007.

 

Los comentarios del señor Feetham son aún más sorprendentes cuando se tiene en cuenta que el propio señor Caruana, su predecesor, ha manifestado que un programa electoral es tan solo una declaración de intenciones.

 

Aparte de todo esto, resulta curioso que el señor Feetham acuse a alguien de “fraude electoral”. Cabe recordar que cuando el GSD estaba en el Gobierno envió cartas a cientos de personas de la lista de espera de viviendas, justo antes de las elecciones generales de 2007, informándoles de que se les había adjudicado una casa en un nuevo proyecto de viviendas de alquiler programado en la zona de Rooke cuando el proyecto no existía. Con independencia del hecho de que los pisos ni siquiera habían sido construidos, más tarde, una vez que hubieron finalizado las elecciones, se reveló que el número de cartas enviadas superaba con mucho el de los pisos que finalmente estuvieron disponibles.

 

Además, también durante las últimas elecciones generales, el GSD utilizó en su programa imágenes de diseño de proyectos que habían sido pagados por los contribuyentes y no por el partido. Asimismo, firmaron contratos con terceras partes después de la convocatoria de elecciones generales y mientras que aún eran un Gobierno provisional. De hecho, uno de estos contratos fue firmado el día anterior a la votación. Esto es potencialmente inconstitucional.

 

A la luz de estos antecedentes y de la actuación de su partido en el Gobierno, el señor Feetham no tiene derecho a acusar a nadie de “fraude electoral”. Es evidente que la gente que vive en casas de cristal no debería dedicarse a tirar piedras.



[1] Gibraltar Social Democrats (GSD)

 

 

taxonomía: 
Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...