¿Cómo entra el fútbol en España?

"Fue un día cualquiera de un mes también cualquiera de 1.873. De pronto, junto a las marismas cercanas al río Odiel, en la entonces modesta y casi desconocida Huelva, varios extranjeros. Algunos con pantalón corto, empezaron a correr detrás de algo a lo que a fuerza de apretones y amarrijos se había conseguido dar forma redonda. Un curioso, con los ojos muy abiertos en inequívoco y expresivo gesto de sorpresa, preguntó tímidamente: “¿Qué hacen esos locos? La respuesta fue simple y no logró aclarar absolutamente nada al onubense: “Foot-ball”.

Esta anécdota, recogida en la Antología Anecdótica del Futbol Linense[1], ilustra la sorpresa de aquellos españoles que presenciaron los primeros partidos en 1873, organizados por  un grupo de financieros ingleses recién llegados[2] al pueblo onubense de Rio Tinto. El grupo estaba encabezado por Hugo Matheson, que se estableció en la localidad para comprar sus minas y fundar la Rio Tinto Company Limited. Los ingleses buscaban una forma de distraerse, en un pueblo de apenas 2000 habitantes, aislado y con malas comunicaciones[3]. No imaginaban la repercusión que ese juego llamado foot-ball, tendría en España, aunque con mala reputación en los primeros tiempos y no exento de prohibiciones[4]. Según las crónicas, era más ruidoso y violento que en la actualidad, al no tener un reglamento oficial, y su ejercicio requería correr en ropa interior[5] tras un objeto redondeado. El nuevo entretenimiento creaba expectación y aglomeraciones de personas, hasta tal punto que incluso hubo quienes lo consideraron incluso escándalo público. Los documentos que dejan constancia de la existencia de partidos de fútbol en Gibraltar datan, como se verá, de unos años después, aunque, a diferencia de sus primeros pasos en otros puntos de España, no era un elemento extraño ni “escandaloso”, sino una actividad relevante en la vida de la sociedad gibraltareña. “Personalmente pienso que aquí en Gibraltar se convirtió desde el principio en algo tan común que no se le daba el mismo bombo que en otros sitios”, comenta exmilitar y estudioso de la historia de Gibraltar Tito Vallejo. En cualquier caso, la fiebre del fútbol pudo con todo y se extendió como la pólvora.

En la actualidad el fútbol aporta 9.000 millones de euros a la economía española. Cada temporada, 14 millones de personas[6] acuden a los campos repartidos por toda España para ver un deporte que crea 85.000 empleos[7] directos e indirectos. Considerado como el “deporte Rey”, es el resultado de una transfusión inglesa en sangre española que, desde Gran Bretaña y Gibraltar, se introdujo en España partiendo desde Huelva y la comarca gaditana del Campo de Gibraltar, en el último cuarto del siglo XIX. Los británicos organizaron los primeros campeonatos, enseñaron las reglas del juego y consolidaron los primeros teams españoles. La prensa de la época refleja el proceso y revela las dificultades que, en un primer momento, encontró el informador nacional para destacar aspectos técnicos, físicos o tácticos, al intentar escribir correctamente, términos de un juego aún desconocido, lo cual provocó numerosos errores ortográficos: “goalpeeker”, “forbard”, “halfbackes”, “deliniers”. Una vez superadas las adversidades, este deporte se ha convertido en la principal industria de ocio en España, pero… ¿Cómo se inició el foot-ball en el país?

 

Los pioneros

El incremento constante del grupo de ingenieros y marineros británicos trasladados a los yacimientos de pirita y cobre de Rio Tinto hizo necesaria la construcción en 1873 de un nuevo barrio residencial en las afueras, al que llamaron “barrio de Bellavista”. Buscaron un lugar donde reunirse y desarrollar pasatiempos como la lectura y en 1878 crearon el Rio Tinto English Club. El club estaba dedicado a actividades culturales, aunque pronto encontró una nueva sede más amplia en el mismo barrio, una residencia de madera con una explanada en sus inmediaciones en la que podían practicar deportes de equipo como el foot-ball, cricket, polo y lawn-tenis[8]. Aquellos partidos de foot-ball fueron el origen del Rio Tinto Foot-ball Club, también llamado Club inglés de Río Tinto. Millan Young aseguraba haber jugado en el equipo en 1881, aunque con un reglamento distinto al que se impuso de forma oficial, años más tarde. El Rio Tinto F.C. permaneció con ese nombre hasta 1932, fecha en la que se refundó como Balompié Rio Tinto y pasó a llamarse Rio Tinto Balompie. En estos primeros años aparecieron las primeras figuras de foot-ball como Carse, Cunningham, Charles Robert Julian[9], Waterston, Swaby y Geoghegham empleados de la RTCL[10].

[11] En 1886 el Rio Tinto Foot-ball Club fue el primero[12] en España en acogerse al Reglamento de la International Foot-ball Association Board, (IFAB)[13].

La prensa de finales del Siglo XIX hace referencia a otras ciudades de España donde se practicaba el foot-ball, en fechas anteriores a 1873, según descubrimientos recientes. La primera noticia periodística conocida, hasta el momento, se publicó en Valencia en la revista ilustrada quincenal Panorama, el 30 de abril de 1868[14]. La noticia detallaba: “Aunque el foot-ball es un juego violento, que puede llegar a ser peligroso, tiene la ventaja de desarrollar las fuerzas musculares, dando al mismo tiempo el carácter de la fuerza de voluntad necesaria para conseguir el objeto que nos proponemos. Acostumbra a la fatiga y al dolor físico, y contribuye a la salud facilitando la circulación de la sangre”.

Otra referencia descubierta en los últimos años se refiere a la comunidad británica instalada en Jerez de la Frontera (Cádiz) en la segunda mitad del siglo XIX, cuyas bodegas de vino fueron el eje central del comercio y exportación[15] a tierras inglesas y donde, de una manera informal e intermitente, comenzó a practicarse el foot-ball. De las publicaciones de Jerez, o Xerez[16], o Sherry, como la denominaba la comunidad británica, la primera referencia de foot-ball, es la del diario El Progreso del 1 de noviembre de 1870: "Sabemos que hoy se jugará una partida de Cricket, en el sitio inmediato del hipódromo, cuyo espectáculo empezará a las doce en punto de la mañana. Por la tarde gozarán los aficionados a porrazos de un rato de foot-ball". En 1876 se habla del "nuevo deporte de extrañas reglas y complicadas palabras extranjeras"; en 1884, "divertimentos de empleados de firmas exportadoras inglesas radicadas en Jerez aficionados al “goal”". En 1887 se recoge: "La Sociedad jerezana atenderá el pago de los gastos de desplazamiento y estancia de los marinos ingleses desde Cádiz, para celebrar una exhibición frente a nuestros destacados sport-men"[17]. En 1907 Thomas Spencer, empleado de la Bodega Williams & Humbert, creó un equipo de foot-ball, la Sociedad Jerez Foot-Ball Club, donde figuró como presidente, jugador y capitán en 1907. [18]Su primer campo estaba situado en el camino de La Cartuja, en la finca del señor Garvey, y con motivo del partido entre el Jerez FC y el Cádiz FC en 1911, se puso en juego una copa donada por el Capitán de Caballería Don Gustavo Gómez Spencer.

 Jerez contó con otros equipos como el Fortuna Foot-Ball Club, fundado en 1908 y absorbido más tarde por la Sociedad Jerez, Jerez Balompié en 1912, y España-Mundo Nuevo F.C. en 1913. La prensa de la época también hacía referencia a equipos como Jerez Bote Club, Racing Jerezano, Club Deportivo Hércules de Jerez y Jerez Sporting Club. La Sociedad Jerez Foot-Ball Club se fusionó con el Fortuna F.C. En 1933 el equipo sufrió una renovación total. Don José Manuel Domecq Rivero fue nombrado nuevo presidente, se le adjudicó el campo de foot-ball de Villa Mercedes, se anunció la construcción del Estadio Domecq y pasó a llamarse Xerez Fútbol Club. Este equipo jugó en dos ocasiones la fase de ascenso a primera división y llegó a cuartos de final de la Copa del Rey, donde fue eliminado por el Real Madrid. El 4 de junio de 1942 se constituyó el Club Deportivo Jerez, que se hizo filial del Xerez Fútbol Club. Ambos clubes compartían dependencias y estadio. Debido a la conjunción de malos resultados deportivos y económicos, el 26 de agosto de 1946 se anunció la desaparición del Xerez Fútbol Club, y la directiva se reorganizó al frente del equipo filial Club Deportivo Jerez, que quedaría como equipo independiente. El 24 de septiembre de 1947 se refundó el club con el nombre de Jerez Club Deportivo y el 21 de agosto de 1963 y cambió el nombre por el de Xerez Club Deportivo. El actual club tomó la fecha de septiembre de 1947 como fecha fundacional.

En 1873 el Eco Republicano de Compostela del 26 de junio hablaba del “juego que realizan con un balón impulsado con los pies los marineros de los barcos ingleses fondeados en el Puerto de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra): Estos marineros en sus ratos libres volvieron a practicar el foot-ball como lo hicieran los del Go-Go en junio, pero empleando mejor técnica con un ‘balón casi reglamentario’ y ‘porterías’. Traen con ellos un reglamento de este deporte editado por la reciente creada Foot-ball Asociation”. En la edición del 10 de diciembre de 1873, dice: “Da la impresión por la algarabía de nuestras gentes, que este deporte ha calado hondo entre nosotros”. Este acontecimiento no fue un hecho aislado[19]. En El Ferrol, por ejemplo, hay noticias de la disputa de algunos partidos de foot-ball entre los marinos de los acorazados ingleses. Según La Iberia del 22 de noviembre de 1892, “los marineros que jugaban con una pelota en los pies fueron sorprendidos por una pareja de la Guardia Civil de la citada población que se acercaron para hacer algunas objeciones, pero que, al fin y al cabo, observaron que se trataba de un pasatiempo y dejaron a los hijos de la nebulosa Albión entregados a los ejercicios higiénicos”.

 

El primer equipo oficial

A pesar de la actividad futbolística naciente en varios puntos del país, el primer equipo oficial no apareció hasta 1889, fecha en que varios directivos de la Rio Tinto Company Limited, convocaron a través del periódico La Provincia, a la comunidad inglesa de Huelva para la formación de un Tourist Club, aunque el llamamiento apenas tuvo repercusión. Una segunda convocatoria ofrecía la organización de Sports Atléticos, lo cual animó a la participación, y el 18 de diciembre de 1889, se creó el Huelva Recreation Club, cuya Junta directiva tenía como presidente al ingeniero escocés Charles W. Adams, que se había trasladado a Huelva para dirigir La Huelva Gas Company Limited[20][21].El 23 de diciembre de 1889, el club se presentó en sociedad en un acto al que acudieron todas las fuerzas vivas y representativas de Huelva.

(Foto 2) La primera referencia de partido del Huelva Recreation Club fue entre diciembre de 1889 y marzo de 1990 con los tripulantes del barco Vapores Surtos, a los que ganaron por dos a cero[22], y al Club inglés de Rio Tinto[23].

 

 

‘Foot-ball’ en Sevilla

Atraída por su puerto fluvial, otra comunidad británica se instaló en Sevilla y no sólo impulsó la actividad empresarial y comercial, también creó el primer club de la provincia, dedicado sólo al foot-ball, aunque ya contaba con un Club deportivo dedicado al Remo desde 1875. En una reunión mantenida el sábado 26 de enero de 1890, levantaron acta de constitución del Sevilla Foot-ball Club y designaron a Edward Farquharson Johnston, Presidente de la Sociedad. Farquharson era representante y Delegado de la naviera McAndrews, también llamada The Seville Water work and Company Limited[24], y en 1879 fue nombrado Vicecónsul británico en Sevilla. Isaías White Méndez, era secretario del Club, al tiempo que dirigía la empresa de forjas anglo-española Portilla & White.

Después, sería árbitro del primer partido oficial conocido en España. Otro cofundador del Sevilla Foot-ball Club fue John Henderson, industrial de origen británico,[25] que fundó en Huelva la empresa Thomas Morrison y Cía[26], en 1892.

 Es en esta época cuando empieza a sonar el nombre de la rama gibraltareña de la familia Langdon, de cuya contribución a la difusión del fútbol en España fue decisiva. William Langdon ya había sido nombrado presidente honorario del Recreation Club en 1889. El hermano de William Langdon, John Sidney Langdon, médico y militar nacido en Gibraltar en 1854, aceptó la propuesta del consulado británico en Sevilla, de instalarse en la capital hispalense como doctor de la comunidad inglesa asentada en la ciudad.

El doctor respondía así al ultimátum que le dio su novia, quien le invitó a escoger entre el ejército y ella.[27], decidió aceptar En 1890, John Sidney colaboraba con un grupo de jóvenes sevillanos, hijos de ingleses, para fomentar el deporte del foot-ball y, poco después, sería juez de línea[28] del primer partido oficial de foot-ball celebrado en España. El Sevilla FC tuvo su primer entrenamiento tras constituirse, según anunciaba el periódico británico The Dundee Courier: “A las ocho en punto, unos diez de nosotros partimos por el Guadalquivir, remando abajo, (ya que también practicaban el remo), hasta la Tablada o Hipódromo, a una distancia de milla y media. Una vez obtenido el permiso de la Sociedad de Caballos, fueron debidamente preparados los postes de las porterías. Éramos la mitad españoles y la mitad británicos, y disputamos un partido muy agradable cinco contra cinco, empleándonos a fondo, lo que nos dejó las articulaciones rígidas para unos cuantos días[29].

El recién creado Club, a través de su secretario Isaías White Méndez, envió un escrito al Huelva Recreation Club para solicitar la celebración de un primer encuentro entre ciudades. El equipo sevillano, pedía a los miembros del Club onubense visitar Sevilla y celebrar un partido amistoso bajo las normas de la Association:“Si fuera conveniente para ustedes venir el domingo 8 de marzo, esa fecha podría servirnos. Nosotros propondríamos que el partido comience a las cinco de la tarde para aprovechar el frescor y que después su equipo pueda cenar y pasar la tarde con nosotros”[30]. El 17 de marzo de 1890 el periódico The Dundee Courier calificó este partido como “The First Foot-ball Match in Spain” (El primer partido de fútbol en España), celebrado en una tarde lluviosa de sábado entre el Sevilla FC y el Huelva Recreation Club, con la victoria sevillana de 2 a 0. [31]El periódico La Provincia, de Huelva, tras dar el resultado del encuentro, definía así el fútbol: "Juego de pelota muy distraído y la vez higiénico por el mucho ejercicio que requiere. Su particularidad consiste en que, en lugar de botar la pelota con las manos o la paleta, se hace con los pies y, en casos de apuro, con la cabeza o los hombros"[32]. El 29 de marzo los onubenses invitaron a los sevillanos al partido de vuelta, que se celebró en Huelva y concluyó con la victoria de los locales por 2 a 1 ante unos 400 espectadores. Tras los primeros años, la actividad del Huelva Recreation FC fue decreciendo hasta que en 1903 el doctor Mackay relanzó el Club mediante su regularización reglamentaria el 18 de mayo de ese mismo año[33].

A principios del siglo XX, las autoridades y parte de la sociedad sevillana se manifestaron en contra de este juego. Así lo reflejó el periódico El Español en la década de los cincuenta: “La práctica futbolística estaba perseguida por las autoridades municipales, al entender que “alteraban” el orden público y que estos juegos no correspondían a las mínimas normas del decoro y los jugadores se vieron obligados a cambiar su ‘campo de juego, desde el Prado de San Sebastián al corralón de una fábrica de bombillas[34], para estar a resguardo, incluso, de las pedradas de los niños”.

Quince años después de los inicios del Sevilla FC, el equipo entró en una nueva etapa. En 1905, Charles Gustave Langdon, con 19 años de edad, nacido en Sevilla aunque gibraltareño de origen, inició el proceso de registro del equipo sevillano. Charles Langdom continuaba así la tradición de una familia del Peñón vinculada al fútbol, ya que era hijo del gibraltareño de John Sidney Langdon –juez de línea del primer partido del Sevilla FC-, y sobrino de William Langdon. uno de los propulsores del Huelva Recreation Club. Con él participó Samuel Hammick, hijo del primo de su padre  y se constituyó una nueva directiva.

 

[35] Charles falleció de forma prematura a los 25 años de edad[36].

Durante los años siguientes, los equipos de Huelva y Sevilla disputaron numerosos encuentros entre ciudades, de los que se hizo eco la prensa.

 (Ver tabla 1)

 

GIBRALTAR, PUERTA DEL SUR

Un balón en el petate

Gibraltar fue la puerta de entrada a España desde el extremo Sur de la Península. Aunque la documentación sobre los partidos en el Peñón es ligeramente posterior a la de otros puntos de España, la regularidad y la calidad de los partidos disputados en El Peñón lo convirtieron en un referente indiscutible del fútbol desde finales del siglo XIX. Las Fuerzas Armadas,[37] extendieron este deporte a la población civil del Peñón y, desde ahí, a las localidades vecinas de San Roque y La Línea de la Concepción en la provincia de Cádiz. Los primeros partidos se celebraban entre los propios militares y se organizaban en Copas y Ligas. La prensa de la época recoge un encuentro disputado en diciembre de 1893 entre los equipos Garrison y la Royal Navy. Entre 1900 y 1920 jugaban la Garrison Foot-ball League con dos divisiones, A y B de cuatro equipos cada una y, aunque era una liga militar, seleccionaban a un equipo civil para disputar los encuentros. Celebraban también otra competición militar, la Russo Cup[38], que finalizó en los años cuarenta.

Entre la población no militar el foot-ball empezó con la creación del equipo Prince of Wales FC en 1892 y el Gibraltar FC en 1893, que jugó su primer partido contra el King’s Rifle Regiment. Sin embargo, el primer partido oficial en el Peñón se disputó en el campo de North Front el 16 de marzo de 1894, en el que el Gibraltar FC ganó 4 a 0, al también gibraltareño Moorish-Castle. Sin embargo, en la prensa española aparece una referencia anterior de equipos gibraltareños, fechada el 4 de octubre de 1890. Se trata de una nota de prensa de Huelva donde se expresa la intención de fijar las fechas de los encuentros a celebrar entre varios equipos españoles y los de la Roca[39]. En 1892, y con motivo de la conmemoración del IV Centenario del Descubrimiento de América, se organizaron en Huelva una serie de actividades entre las que se encontraba el foot-ball, en cuyo programa también aparece una reseña de partido a celebrar entre el ‘team’ Andalucía y el de Gibraltar[40], lo cual confirma que los orígenes del foot-ball en Gibraltar, son anteriores. En 1895, se creó la Gibraltar Civilian Football Association, que tiempo después pasó a llamarse Gibraltar Football Association (GFA), cuyo objetivo era la organización de los numerosos equipos que se estaban formando. De ahí se seleccionaron a los mejores jugadores para competir contra equipos de mayor peso. La GFA ocupa la novena posición entre las Federaciones más antiguas del mundo[41], junto con sus coetáneos Chile, Suiza y Bélgica. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF), se fundó en 1913, aunque tiene su antecedente directo en la Federación Española de Clubs de Foot-ball, constituida en 1909, quince años después de la gibraltareña.

En 1895, la población civil organizó la Merchant’s Cup (Copa de los Comerciantes). Mil quinientos espectadores presenciaron la victoria del Gibraltar FC frente al Jubilee FC, con un trofeo, donado anualmente por los propios empresarios. Pero el personal civil no disponía de campo y entrenaban, de forma puntual, en partidos amistosos con los equipos militares. Así fue hasta que las autoridades militares designaron, para uso civil, el campo de North Front

En octubre de 1907 se creó la primera liga bien estructurada, la Gibraltar Foot-ball League[42] en la que, por primera vez, la población civil pudo competir con la militar de forma oficial. Ocho equipos jugaron en la primera edición de la Liga. Los equipos de Gibraltar eran Europa FC (llamado popularmente ‘Los Pepes’), Esmerald FC, Green Star, Manchester United FC, Royal Navy, Queen Elizabeth FC, HMS Hood, Nelson FC, Malaya FC, Regnaul FC y Cormorant FC. De la guarnición de tierra cuyos regimientos y batallones eran relevados periódicamente, destacaron los Middlesex FC, Sussex FC, Duke of York FC los Suffolks FC, Signals Corp FC, Royal Sovereign FC, South United FC, Exiles FC, Athletic FC, Albion FC, Jubilee FC, Chief Construction FC y Commander of the Yard FC.

El éxito de la Liga y las competiciones de Copa, multiplicaron el número de equipos participantes, lo cual obligó, en 1909 y 1910, a añadir una Segunda División y a crear categorías por edades[43]. La primera división (senior) estaba compuesta por ocho equipos Deakyard United, Ex Pupils, Coronation, Exiles, Prince of Wales, Britannia, Alexandra y Royal Naval Depot. La segunda división (junior)estaba compuesta por diez equipos: Prince of Wales -2º equipo[44]- Europa FC, Elvyra FC, Merry Boys, Alexandra -2º equipo-, Olympia, Gold Lion, Saccone and Speed, Arenal FC y España FC[45]. Ambas divisiones jugaban dos vueltas con un total de16 partidos para la primera, y 20 partidos al año, para la segunda[46].

Entre 1909 y 1936 se disputaron numerosos encuentros entre equipos de Gibraltar y españoles, como el equipo de la Armada, Royal Sovereign, Britannia FC Deakyard United FC, Alexandra FC, Albion FC, Royal Standard FC, Escuadra Gib Army Ordonance Corps Lealtad FC, The Buffs FC, Exiles FC, Esmerald FC o Prince of Wales FC, quienes se enfrentaron al Sevilla FC, Betis Balompié[47], Real Madrid, Oviedo, Real Murcia, Real Balompédica Linense y Algeciras Sporting Club[48]. (Tabla 2). Empezó a celebrarse también la Rock Cup[49], que comenzó con un encuentro[50] entre civiles y militares en 1936 del que resultó ganador el equipo militar HMS Hood frente a la Selección de la Gibraltar Foot-ball Association (GFA)[51].

El foot-ball, no obstante, tuvo un abrupto final en 1939 con el estallido de la II Guerra Mundial. El campo de juego se sacrificó para la construcción de un aeródromo militar, y se evacuó al 70% de la población. A pesar de todo, la Liga se mantuvo dos años más, hasta la suspensión total, a partir de 1941.

 

El resurgir tras la guerra

Tras el fin de la guerra se produjo un retorno militar al Peñón y poco a poco se reavivó la vida futbolística. Dado que los militares destinados en Gibraltar se habían quedado sin equipo para competir, se creó el Gibraltar United FC[52], formado en 1947 por jugadores de los equipos Prince FC, Europe FC, Britannia FC y Royal Prince FC.. Ese mismo año fue el Campeón de Liga. Entre 1949 y 1955 Gibraltar empezó una etapa que se ha dado en llamar “la edad de oro del fútbol en La Roca”. Miles de jóvenes del Reino Unido eran enviados al Peñón para su servicio militar, lo cual permitió ir formando una cantera. Sin embargo, uno de los hechos menos conocidos de esta etapa quizá sea el resultado del partido jugado por el combinado del Peñón contra el Real Madrid en Algeciras el 15 de junio de 1946, que se saldó con un 4-1 a favor del equipo de Gibraltar. Galvany, con tres tantos, y Goodman, marcaron los tantos de la rotunda victoria gibraltareña, tal y como queda reflejado en www.leyendablanca.galeon.com/tempo46.htm.

Gibraltar contaba con tres combinados: la Selección Nacional de Gibraltar, que provenía de la GFA, con los jugadores más destacados de los equipos civiles; The Combined Services, que era un equipo formado por militares del Ejército, la Armada, y las Fuerzas Aéreas que servían en la Roca, incluyendo a la Armada Británica que visitaba temporalmente el Peñón; y el Rock XI, una selección mixta formada por jugadores civiles y militares destacados, que se enfrentaba a equipos profesionales. Entre las selecciones se organizaron una serie de Ligas y una Copa de fútbol, que se presentaba como una serie anual de cinco partidos entre la selección de Gibraltar y el equipo de The Combined Services, que incluía un número de jugadores de alto nivel pertenecientes a equipos profesionales del Reino Unido. Estos juegos celebrados los sábados por la tarde, suponían una válvula de escape y un entretenimiento para el público que abarrotaba las gradas.

En la temporada de 1953-54 The Combined Services ofreció un emocionante espectáculo cuando estuvo de derrotar a grandes equipos del fútbol de alto nivel.  Esta selección gibraltareña estaba formada por un equipo de jugadores amateur pero se enfrentó a equipos semiprofesionales y profesionales extranjeros y españoles, algunos de alto nivel como Real Madrid CF, Atlético de Madrid y Real Valladolid. También se midió con el Hadjuk Split, el Beogradski y el Estrella Roja de Bulgaria; con el Jönköpings y Degerfors, de Suecia; con el Admira Whacker, de Australia; y con el austriaco Wiener SC[53]. Varios equipos del Reino Unido también visitaron Gibraltar, incluso un “once” de las Fuerzas Aéreas (RAF) y otro equipo de la selección de Bombarderos.[54]El equipo de selección de civiles y Militares, Rock XI también se enfrentó a los equipos europeos Hadjuk Split, Jönköpings, Beogradski y Whacker.

 

Partido Selección de Gibraltar-Real Madrid CF

En la historia de la selección de Gibraltar, destaca el encuentro amistoso celebrado el 25 de octubre de 1949 frente al Real Madrid[55]. El partido fue arbitrado por el inglés Buke y se saldó con un empate a 2. Cabrera marcó el primer tanto del Real Madrid. El periódico ABC del 26 de octubre de 1949 narraba la segunda parte del encuentro: “Comienza el 2º tiempo, a los 28 minutos, Beiso, de buen tiro, consigue la igualada. Sigue el Madrid atacando y minutos después es Pahíño quien, después de una buena combinación, se apunta el segundo tanto. A continuación el árbitro pita un penalti que tira Ramírez y logra un nuevo empate”. El combinado de Gibraltar estaba compuesto por Cruzado, Moreno, Francis, Mahón, García, González, Rienda, Ramírez, Reader, Beiso y Muratory; mientras que  Juan Alonso, Azcárate, Pont, Navarro, Muñoz, Narro, Macala, Olmedo, Pahiño, Molowny y Cabrera integraban el once del Real Madrid. ABC comenta que “el campo registró un gran lleno, y se encontraban el Gobernador de la plaza, el Almirante jefe del Apostadero, los tripulantes de la fragata Amethyst, y jefes y oficiales de servicio”. El empate frente al Real Madrid supuso para la selección de Gibraltar un momento importante en su historia, ya que se midió en el campo con el equipo español, que estaba a punto de entrar en un período de dominio europeo.

 

 

Los gibraltareños no sólo mostraron su entusiasmo futbolístico a través de sus equipos, sino también como espectadores. Así organizaron caravanas en noviembre de 1945 para acudir al partido Sevilla FC frente al Atlético de Bilbao[56], la Copa del Generalísimo en Sevilla en mayo de 1946[57]; para la inauguración del Estadio León de Carranza en Cádiz en agosto de 1955[58]y para ver los enfrentamientos entre el Cádiz CF y el CF Barcelona, y el Sevilla CF, frente al Sporting de Lisboa[59]; el encuentro entre el Sevilla FC y el Atlético de Madrid en noviembre de 1952[60], o el ‘Derby entre meridionales y norteños’ de la Liga.[61]

 

El principio del fin

A partir de 1950 comenzó a agravarse la situación política entre España y Gibraltar, lo cual dificultó la celebración de eventos deportivos entre ambas comunidades. La Delegación Nacional de Deportes de España[62], decidió aquel año que todos los clubes deportivos españoles necesitaban un permisoescrito para jugar en Gibraltar, de manera que a partir de entonces ningún equipo español pudo volver a jugar al Peñón hasta muchos años después. Por este motivo fueron rechazados en la frontera equipos como Real Madrid, Valencia CF o Sevilla CF. También se dificultó la entrada en España de equipos “extranjeros” que vinieran a competir, y se prohibieron los fichajes de jugadores no españoles[63]. A esta situación se unió el difícil momento político que culminó con el cierre de la Verja en 1969 por orden del General Franco, terminando así con la convivencia y la colaboración entre las comunidades vecinas. A pesar del cierre de la Verja, El Marbella CF fue sorteó la prohibición en la década de los setenta viajando en yate al Peñón para enfrentarse al Gibraltar United FC, que le devolvió la visita utilizando el mismo medio de transporte.

 

EL CAMPO DE GIBRALTAR

Desde Gibraltar empezó a difundirse el fútbol a localidades como La línea de la Concepción o a San Roque, que a finales del siglo XIX ya tenía un núcleo poblacional muy definido y disponía de grandes extensiones de terreno para la práctica de deportes desconocidos hasta entonces, como el polo, las carreras de galgos, la caza del zorro o el foot-ball.

 

SAN ROQUE

El establecimiento de los orígenes del foot-ball en San Roque[64]se basa en el testimonio oral de ancianos del de la zona y de estudiosos de San Roque y de Gibraltar, que los sitúan a finales del siglo XIX, tanto con equipos civiles como militares. Uno de los ancianos es Antonio Bernal, nacido en la barriada sanroqueña de Campamento en la segunda década del siglo XX[65]: “está claro que fue traído por los ingleses desde Gran Bretaña a Gibraltar, y al no tener los suelos ni los terrenos adecuados, el fútbol se trasladó a lo más cercano que tenía que no era otra cosa más que Campamento, en los terrenos del Polo”. Tito Vallejo, estudioso gibraltareño y ex militar del Peñón ve San Roque como localidad pionera en equipos de fútbol militares. “El primer equipo militar de fútbol en España, nació en San Roque, a finales del siglo XIX y jugaba contra los marineros y soldados ingleses; lo creó Chaconi, un gibraltareño que vivía en La Línea”, afirma Vallejo

La primera referencia en prensa de un encuentro entre equipos militares sanroqueños data de 1920, con motivo del cumpleaños del rey Alfonso XIII de Borbón, nacido el 17 de mayo de 1886. La inauguración del campo de fútbol en los terrenos de la ermita sanroqueña, se hizo coincidir con un partido entre Reclutas y Veteranos de la guarnición de San Roque. La revista La Farándula del 23 de mayo de 1920 detalla el encuentro:

“El equipo integrado por los reclutas ganó al formado por los veteranos con un gol contra cero. (…) los 90 minutos que son la duración reglamentaria hubo necesidad de reducirlos a fin de que pudiera presenciarse un número no incluido en el programa, y que consistió en unos ejercicios gimnásticos, ejecutados admirablemente por un tercer pelotón de soldados. El Semanario El Labrador de San Roque, publicó acerca del partido: “A las seis de la tarde se jugaron partidos de foot-ball y asistió numeroso público, la banda del Regimiento de Pavía, el General del Campo, el coronel D. Juan Moscoso y numerosos jefes y oficiales”.

Antonio Pérez Girón, cronista oficial de San Roque, también ha recogido los testimonios de ancianos de la zona, fallecidos en la actualidad y resume sus conclusiones: “El equipo más antiguo de España tendría que llamarse Benalife que surge a finales del siglo XIX, y en su alineación había españoles de la zona, llanitos y oficiales ingleses de la guarnición, y no es extraño porque, el barrio de Campamento, era casi una prolongación de Gibraltar.” Los primeros partidos se jugaban junto a la actual Iglesia de Campamento, después en el terreno cercano al astillero de Crinavis, que se conocía como ‘Las Carreras y finalmente en los llamados Llanos del Polo[66], unas extensiones de terreno que ocupaban casi todo el actual polígono industrial del barrio sanroqueño de Campamento, y cuya extensión permitía la celebración de hasta tres partidos al mismo tiempo. Actualmente queda parte de los llanos sin edificar y en la zona se encuentra la llamada ‘gasolinera del Polo¡. Pusieron al equipo el nombre de Benalife en honor al antiguo Cortijo en cuyos terrenos jugaban[67], propiedad del gibraltareño Andrés Mazcarraque.

El Benalife llegó a organizar una liguilla cuyo trofeo sufragaban los propios jugadores. Según Pérez Girón, este equipo “es fruto de la convivencia de ambas comunidades, porque el fútbol es un deporte integrador, a través del cual se creó una relación, que se rompió con el cierre de la Verja”. También hace referencia a los partidos celebrados en Campamento y que recuerda de su infancia: “Los jugadores preparaban los marcos de las porterías, unos palos que después se guardaban en un almacén. Los ingleses -prosigue- solían traer muchísima gente a ver estos encuentros”. Juan Infantes, ex jugador de fútbol de varios equipos de la comarca, explica una forma peculiar de preparar el campo: “Para allanar el terreno de juego, que era de tierra, atábamos dos cuerdas a un antiguo somier de hierro, y lo arrastrábamos por el campo, y para pintar la línea de juego metíamos cal en una regadera y la íbamos dibujando”.

El equipo Benalife tenía grandes altibajos y nunca llegó a ser profesional, aunque muchos de sus jugadores han sido parte de la Real Balompédica Linense, como Juan Infantes, Antonio Ortega, Noly, o Loren. El Benalife también ha contado con jugadores de Gibraltar como Tito y Jiménez en la temporada 63-64. En la actualidad, existe una nueva formación del equipo. Antonio García Albendín, es su presidente desde 2002 y recuerda que el tío de su tío se llamaba Luis Mauricio y fue presidente del Benalife “en una etapa en la que los jugadores preferían jugar en este equipo, ya que se aseguraban un vaso de leche y un pastel, sólo por jugar”. El Benalife actual cuenta con Toni Vázquez, jugador de Gibraltar.

San Roque contó tuvo otro equipo llamado Terry a finales del Siglo XIX, procedente de la zona del casco antiguo. Las bodegas de Jerez, facilitaron los medios para conseguir la equipación ya que los ingleses estaban vinculados a las bodegas porque eran propietarios de acciones de la empresa[68].

 

LA LÍNEA DE LA CONCEPCIÓN

“Desde finales del siglo XIX muchos marineros mercantes y tripulantes de la armada británica desplegaron este juego en los descampados próximos a la frontera”. Así lo narran los testimonios de antiguos linenses[69], recogidos en la Antología Anecdótica del Futbol Linense por Francisco Tornay 1976 y que constituyen los orígenes de este deporte en la entonces Villa de La Línea[70]. Al ser ciudades colindantes, la relación con la comunidad de Gibraltar les ayudó a conocer el foot-ball y sus reglas, quizá antes de la fundación[71] de la ciudad ya que, entonces, La Línea ya recibía en su puerto el atraque de barcos británicos y, junto con otros campogibraltareños, los linenses constituían la mano de obra en el aprovisionamiento de carbón para los buques. La espera de la llegada de estas embarcaciones se amenizaba con pequeños partidos de fútbol[72], y estos carboneros[73] formaron su propio equipo, El Llave, el primero de la ciudad, conocido después como Athletic FC[74].

Su capitán era el capataz Alfonso Martínez y la plantilla estaba compuesta por los hermanos Chamorro Bautista -de Gibraltar-, Barriga Lite, Curro, Emilio Gómez, Aurelio Hurtado, -también de Gibraltar-, Manuel Fresneda, Juan el portugués, José Leído y Antonio Ceballo Molina como portero. Para hacer las primeras pelotas “liaron trapos y papeles con guitas, entre dos improvisadas porterías de piedra, pero las primeras porterías, (como tales), eran de quita y pon, sólo los simples marcos con ausencia total de redes, innovación que veríamos después”. El Llave disputó su primer partido frente a otro equipo de la zona, e Tapa y, posteriormente contra otro equipo fundado por los carboneros, el Serapio. Dado que no había campos de juego, en esa época, disputaban sus encuentros en la zona linense llamada La Banqueta de San Felipe y posteriormente en el Huerto de Pedro Vejer, los Llanos de Campamento e incluso en la calle del Sol.

El primer equipo militar

A principios del Siglo XX, La Línea de la Concepción[75] contó con un equipo militar de foot-ball en cuya creación influyeron los soldados ingleses de guarnición en Gibraltar. El vicecónsul gibraltareño de Gran Bretaña en La Línea, Juan Scaniglia, propició la creación del equipo militar de fútbol Batallón de Cazadores de Chiclana[76], que solía jugar con otro equipo militar de Gibraltar del regimiento de Infantería inglés. Los partidos se disputaban en los espacios libres del Hipódromo de Gibraltar, o en la Plaza de toros de La línea[77].

Tras la boda real celebrada el 31 de mayo de 1906 por el Rey  Alfonso XIII y la princesa británica Victoria Eugenia de Battenberg, surgieron, en torno a 1908, dos clubes de fútbol: Alfonso XIII F.C. y Victoria Eugenia F.C. Éste equipo se enfrentó a sociedades potentes como el Cádiz F.C., F.C. Malagueño y Algeciras Sporting Club. El jugador Estévanez era defensa del Victoria Eugenia F.C y llevaba a los partidos a su hijo Manuel cuyo testimonio ofrecía detalles de los encuentros de la época: “Yo recuerdo que, siendo muy pequeño, mi padre me llevaba a la playa de San Felipe, donde jugaba su equipo. Mi padre jugaba de defensa y hoy, cuando recuerdo aquellos equipos, me causa risa la vestimenta que usaban:pantalones blancos hasta los tobillos, pues el pudor no les permitía lucir los muslos ni pantorrillas; cabezas cubiertas con boinas o gorras con las viseras hacia atrás, pues todavía no había llegado la moda del pañuelo blanco o de hierba atado a la cabeza, sólo las camisetas portaban el color del equipo”.

La Línea de la Concepción ha contado con muchos equipos y ha competido con rivales de la comarca y de otros puntos de España, pero especialmente con equipos de Gibraltar desde 1917 hasta 1950 (Ver tabla 3), fecha en la que se impidió, de forma súbita, que ambos equipos cruzaran la Verja. El primer partido formal que se celebró en La Línea tuvo como protagonista al Sporting Club Linense, que se enfrentó al Esmerald FC gibraltareño en 1917, en la plaza de toros.

 

 

El equipo linense Aurora FC dispuso del primer campo de juego existente en la localidad gracias a José Viales, un empresario gibraltareño que vivía en La Línea, muy vinculado al club. Se construyó en los años veinte sobre terreno duro, cercado con mampostería y con tribunas de madera. Este equipo jugó con todos los equipos regionales de la época, y con los de Gibraltar. 

Otros clubes de La Línea de principios del siglo XX fueron el Arenal, el Faro, y el Old Fellows[78],  y pronto les seguirían el Estrella Blanca FC y Recreativo Linense FC. Existen documentos de la Asociación de Foot-ball de Andalucía[79], de 1907/08 donde se muestra La Línea como lugar donde permaneció la asociación durante años[80]. Otra nota de la Asociación de Foot-ball de Andalucía de 1910 señala: “Se hace constar que para la temporada 1910-11 cuenta como patronos con SSMM Don Alfonso XIII y Doña Victoria (…) La Junta directiva está compuesta por diez personas, una de ellas responsable de los jueces de campo”[81], que demuestra la intensa actividad futbolística de La Línea.

El Campeonato de flota

Desde las murallas de Line Wall Road, se dominaban los terrenos de la Marina, en Gibraltar, el llamado Navy Ground, y desde allí se veían partidos en los que intervenían todos los equipos de los barcos de la Royal Navy”. Es el testimonio de otro linense, que relataba la importancia del que denominaban popularmente en La Línea, ‘Campeonato de Flota’ entre equipos formados por la tripulación de los distintos barcos que atracaban en la Bahía: “La llegada de las escuadras del Atlántico y la del Mediterráneo, que todos los años se reunían en la bahía para realizar las maniobras conjuntas, era todo un acontecimiento festivo para Gibraltar y La Línea, puesto que cada buque tenía su propio equipo de fútbol; se realizaba un campeonato de flota, y los marinos desfilaban con bandas de música”.

Las buenas relaciones deportivas se reflejaban también en otros ámbitos según se narra en el anecdotario: “Por circunstancias especiales en el Campo de Gibraltar, las relaciones con esa Plaza eran muy cordiales. Los gobernadores militares de ambas plazas se visitaban mutuamente, y la Caballería española participaba en diversos actos celebrados por Gibraltar, como la gran parada militar que con motivo del Día del Imperio Británico se festejaba todos los años en Gibraltar, o en la boda del Rey de España don Alfonso XIII con la Princesa inglesa Ana Victoria Eugenia de Battenberg, el 31 de mayo de 1906, creándose una especie de confraternidad entre los militares ingleses y españoles”.

Orígenes de la Real Balompédica Linense

En 2012, la Real Balompédica Linense recibió la medalla de oro de la Federación Andaluza de Fútbol del club de La Línea, lo cual sitúa sus orígenes en 1912. No existen documentos públicos que hagan referencia a su procedencia, aunque, según Rafael Boza, periodista que investiga el origen del equipo desde hace 20 años, “hay un escrito enviado desde la Federación Andaluza de Fútbol a la Balona, donde se viene a decir que este club procede del año 1912, basándose en unos anuarios que obran en su poder”.

Los datos disponibles del origen de la Real Balompédica Linense[82] hacen referencia a los años veinte, cuando un grupo de amigos y aficionados al balompié, se reunieron en la barbería de Antonio de la Cámara y crearon un equipo de fútbol denominado Sociedad Deportiva Balompédica Linense. Se constituyó después una comisión para redactar un reglamento por el que regir la Sociedad y tras aprobarse, procedieron a su federación en 1921. Su primer domicilio social estuvo ubicado en el club taurino Chicuelo, en la calle Real de La Línea, y en sus primeros años el equipo contó con jugadores de Gibraltar.

El primer partido oficial que disputó este equipo tras federarse fue el 8 de diciembre de 1921 ante el Racing Club Algeciras, en un partido que ganaron los linenses en casa por 2-1. En la temporada 1936-37, la Balompédica Linense se enfrentó, de nuevo en su campo,  al Racing FC de Córdoba y marcó la mayor goleada conocida, con resultado de 22 a 0[83], con 10 goles en la primera parte y 12 en la segunda[84].

 

 

EL TREN DE ALGECIRAS

El fútbol llegó a Algeciras[85]en tren[86] de la mano de los ingleses que trabajaban en la construcción del ferrocarril Algeciras-Bobadilla, a finales del siglo XIX[87]. Si la inauguración de la primera estación de Algeciras junto con la vía férrea Algeciras–Bobadilla se celebró el 6 de octubre de 1890[88], la actividad futbolística es anterior. Los trabajadores ingleses del ferrocarril se hospedaban en el Hotel Reina Cristina, que aún permanece abierto y, a su espalda, se construyó un campo de fútbol donde disputaban sus primeros encuentros. Los jóvenes algecireños, influidos por los británicos, crearon el primer equipo de la localidad llamado Algeciras Foot-ball Club[89],aunque la inscripción en la Federación Territorial de Sevilla, no se llevó a cabo hasta el 27 de octubre de 1912. Este equipo, que aparecía en la prensa con distintas denominaciones[90] como Algeciras Sporting Club, (Diario El Cronista, 9 deabrilde 1912), Sporting Club (La Vanguardia, 7 mayo 1912), o Algeciras Club (periódico local de la época del 8 abril 1912), se enfrentó frecuentemente a equipos de Gibraltar y de Ceuta y su primer encuentro, una vez ya federados, lo jugaron el 6 de abril de 1912[91] contra el equipo de Gibraltar Alexandra FC con el resultado de empate a cero.[92] (Foto 25).(26) El equipo de Algeciras se enfrentó de nuevo al de Gibraltar, aunque perdió cero a uno, y también jugó con otros equipos del Peñón como el Rail Way, el Albión[93], el Lealtad F.C yRoyal Standart.

Cuando fue Campeón de Andalucía del grupo C en 1925 y 1926, el Algeciras jugó contra The Buffs, compuesto por militares de Gibraltar; con  Exiles FC y, en la década de los cincuenta, con otros equipos españoles como el Córdoba, Betis, Recreativo de Huelva, o Real Balompédica Linense[94]. No fue el único de Algeciras ya que surgieron otros equipos como Pugilatoyano, La Viñaañono, El Levante, Racing, Atlhetic, UD España y un equipo militar del Regimiento de Artillería llamado La Bomba, cuyos jugadores eran, en su mayoría, jóvenes que cumplían el servicio militar.[95]. 

 

 

El Algeciras CF recibió en 2012, la medalla de oro por su centenario, de manos de la Federación Andaluza de Fútbol. Entre los equipos que la recibieron con anterioridad se encuentran el Cádiz CF, Sevilla CF, Real Betis Balompié, o Recreativo de Huelva.

MÁLAGA

El foot-ball llegó a Málaga[96] a través de los ciudadanos británicos establecidos allí con fines comerciales. Existe constancia de un encuentro celebrado frente al Huelva Recreation Club en 1890 y de la creación de un Club inglés , pero no llegó a generar una verdadera afición por el deporte. Años después, el foot-ball vivió un nuevo impulso gracias a los estudiantes que procedían de Gibraltar, junto con otros españoles que habían cursado sus estudios en Suiza.

El impulso definitivo lo proporcionó la Copa Coronación del Rey Alfonso XIII, celebrada en 1902, un acontecimiento en el que se daban cita las principales sociedades futbolísticas del país y que originó la creación del Málaga Foot-ball Club en 1904, una entidad forjada en el Liceo que duró un solo año de vida. Algunos de sus jugadores fueron: Petersen, Emilio Andersen, Pérez Montalt, y los hermanos Campuzano. Solían celebrar encuentros con la tripulación de los buques que llegaban a puerto y que imprimían un tinte internacional al juego. Málaga ha contado con numerosos clubs: Victoria F.C. en 1914, Sporting Málaga Club del Colegio de los Arcángeles, Balompié, Gimnástica a principios de 1917, en 1916 el Sporting Málaga Club, Racing Club de Málaga y Athletic Málaga Club.

 

BARCELONA

En Barcelona, el fútbol se inició en 1890 cuando los obreros y técnicos británicos que trabajaban en el campo textil catalán jugaban en el antiguo velódromo de Bonanova o en las explanadas de Sant Gervasi. En 1893 los británicos, junto con algunos barceloneses, disponían de varios equipos que jugaban entre sí los domingos bajo el nombre de Sociedad de Foot-ball Barcelona, un club fundado y presidido por el cónsul británico en Barcelona, William Wyndham. Según aparece en la prensa escrita, en los meses de marzo y abril de 1895 se enfrentaron a la Asociación de Foot-ball Torelló, que nació en la localidad barcelonesa de SantVicenç de Torelló, en el Valle del río Ges,[97] donde se ubicaron dos empresas, la escocesa textil J y P Coats Limited, y la de Fabra y Portabella SA. Junto a ellas se construyó un barrio que incluía un campo de deportes, que facilitó la creación del club de fútbol.

En 1896 la Sociedad de Foot-ball Barcelona desapareció y algunos de sus jugadores, junto con nuevas incorporaciones formaron el Club Inglés. En sus ratos de ocio jugaban al fútbol con un grupo de compañeros en la Bonanova. En octubre de 1899, el suizo Gamper publicó un anuncio en la revista Los Deportes en el que hacía un llamamiento para formar un equipo de fútbol. El 29 de noviembre, Gamper y once hombres más[98] (se reunieron para formar una asociación que llevó el nombre y el escudo de la ciudad: el Fútbol Club Barcelona[99]. En 1900 se creó también el FC Escocés, de corta vida, cuyos jugadores pasaron a formar parte del Hispania Atlhetic Club, dirigido por Alfons Macaya, Edward Alesson, Fermin Lomba y Carlos Solé. Este equipo fue uno de los más reconocidos durante los últimos años del siglo XIX.

 

VIGO

En Vigo, los inicios del foot-ball están vinculados a la Eastern Telegraph Company Ltd., una sociedad instalada en la ciudad en mayo de 1873[100] que se encargó de montar y mantener el cable telegráfico submarino que conecta el Reino Unido con Vigo y con Lisboa. Con el paso de los años, la compañía británica formó una pequeña comunidad y entre sus costumbres figuraban la realización de labores sociales y la práctica de actividades deportivas como el lawn-tennis, remo, vela, cricket, rugby y sobre todo el fútbol, una disciplina que, según afirmaba la propia compañía, era practicada asiduamente con anterioridad a 1893. En 1895 se tiene constancia por la prensa viguesa del primer encuentro del Exiles Cable Club[101], una sociedad promovida por el staff de la empresa E.T.C. Ltd. El Exiles Cable Club o Exiles F.C. -como consta en algunos medios-, se enfrentó a tripulaciones mercantes británicas de paso por el puerto local y, sobre todo, a las militares de la Royal Navy británica fondeadas ocasionalmente: “El día 9, en el llano de los cuadros del Relleno, se jugó una partida de “fooi-bau”, concertada entre algunos oficiales del Cable inglés y del crucero Prince George. El ‘tearn’ del Cable, lo formaban: Goal: Weniger, Backs: Kellond y Johnson Halfback: HunipreyCalcroft Forwards: Thurston, Hambley y Smith[102]”. Pronto los jóvenes locales junto con los británicos constituyeron sociedades mixtas como el Petit F.C., perdurando el Exiles F.C. en activo durante las primeras décadas del siglo XX.

En 1905 nacieron a la par dos entidades: el Vigo Foot-ball Club y el Fortuna Foot-ball Club, ambos con amplia representación de jugadores locales y en 1906, al poco de generarse, el Vigo Football Club absorbió al New Club, que le llevó a disputar la Final del Campeonato de España de 1908 frente al Madrid F.C., aunque perdió por 1-2. En 1911 se fusionó con otro conjunto local, el Sporting Club, y adquirió la nueva denominación de Vigo Sporting Club, aunque finalmente es conocido Real Club Celta de Vigo al fusionarse los dos clubs de la ciudad de Vigo (Pontevedra): el Vigo Sporting y el Real Fortuna. Fue fundado por Manuel de Castro y Juan Baliño el 23 de agosto de 1923[103].

A BILBAO EN BARCO

La construcción de los Astilleros del Nervión en Bilbao[104], con capital vasco e inglés, fue crucial para la aparición del fútbol a finales del siglo XIX. El director del astillero J. P. Wilson creó en 1892 el Club Atleta de los Astilleros del Nervión, llamado Athletic Club, presidido por el inglés Henry Jones, y formado por funcionarios de las distintas dependencias, oficinas, sala de dibujo o maquinaria[105]. Jones pidió permiso a las autoridades para jugar en el hipódromo entre los meses de noviembre a abril y así comenzaron a jugar los británicos, a los que se unieron aficionados vizcaínos. En 1894 el lugar ya se conocía como La Campa de los Ingleses[106] y el 4 de mayo los jugadores locales retaron a los británicos a un partido que sería el primero en disputarse en Vizcaya, a los que ganaron por cinco goles[107]. Ganaron los británicos por cinco goles.

En 1898, unos jóvenes del gimnasio Zamacois de Bilbao tuvieron la idea de fundar un equipo de football, como los existentes en Inglaterra. Lo bautizaron con el nombre de Athletic Club, aunque no se constituyó legalmente hasta el 5 de abril de 1901. En 1900 surgió el Bilbao Football Club y ambos equipos solían disputar partidos amistosos que cada vez llevaban a una mayor rivalidad. En la primavera de 1902, se celebró un torneo nacional de football para celebrar la mayoría de edad del rey Alfonso XIII que se bautizó como Copa de la Coronación, considerado como el precursor de la Copa del Rey. Para disputarlo, el Athletic Club y el Bilbao F. C. crearon un equipo combinado con el nombre de Bizcaya, que se alzó con el título al ganar 2-1 al F. C. Barcelona en el hipódromo de Madrid. En 1903, el Bilbao Football Club acordó en Junta General disolver la sociedad, ingresando a todos sus socios en el Athletic Club. Tras superar una dura crisis institucional, que casi le cuesta su disolución, el Athletic debutó, ese mismo año, en la recién creada Copa del Rey, proclamándose campeón, título que repitió al año siguiente[108].

 

MURCIA

Varias circunstancias propiciaron el nacimiento y desarrollo del foot-ball en la región de Murcia. La construcción del ferrocarril Lorca-Águilas-Granada en 1887, realizada por la empresa inglesa The Great Southern of Spain Railway Company Limited, junto con la construcción del puerto y del embarcadero de “El Hornillo”, motivó que, en apenas unos años, se instalara en Águilas una gran población. Facilitar la comunicación marítima y terrestre impulsó a su vez la exportación de plomo, plata y zinc de las minas, así como del esparto procedente de la Sierra de Almenara. Durante las últimas décadas del siglo XIX se registró un intenso tráfico de barcos ingleses que venían a cargar esparto, y la estiba les obligaba a permanecer amarrados a puerto varios días, lo que permitía que los marineros ingleses comenzaran a jugar al fútbol en sus ratos de ocio. Atraído por la intensa actividad comercial de la localidad se estableció en Águilas John Gray Watson, nacido en Escocia y dedicado a la compra-venta de productos. Gray se considera uno de los padres del fútbol en la región, junto con el aguileño Ginés García Abellán El Monterúo'’, quien conoció este deporte tras una estancia temporal en Aberdeen, la ciudad de origen de Gray, durante los primeros años de la década de 1890. Alrededor del 1900 la comunidad escocesa y la española decidieron aunar esfuerzos, y bajo los auspicios de John Gray fundaron el Águilas Foot-ball Club, considerado el más antiguo de la Región de Murcia, aunque desapareció en 1907.

 

CAMISETAS ESPAÑOLAS CON COLORES INGLESES

Si los orígenes del fútbol imprimían al jugador un “estilo especial “al despojarse de la ropa de calle y jugar en ropa interior, con el único distintivo de unas bandas, gorras o pañuelos en la cabeza, años más tarde, se pensó en distinguir a los equipos con los colores de la equipación. Sin embargo, elegir los colores, no siempre ha sido el resultado de una decisión premeditada, el azar e incluso la situación política, han jugado su papel. Por ejemplo, el Atletic de Madrid y el Athletic de Bilbao[109], que inicialmente pertenecían al mismo Club, vestían de azul y blanco, en sus primeros años. En 1909, el jugador Juan Elorduy fue elegido por el Athletic para viajar a Inglaterra y comprar 25 nuevas camisetas para ambas plantillas pero no encontró prendas suficientes en esos colores. En su último día de viaje, encontró en Southampton camisetas suficientes, pero eran rojas y blancas. El motivo era que la localidad inglesa de Southampton aspiraba a ser uno de los puertos elegidos para albergar a uno de los tres transatlánticos más grandes del mundo: el Titanic. Por eso, el alcalde de la ciudad decidió promocionar los colores y, entre otras cosas, pidió a sus vecinos que engalanaran Southampton con los colores de la naviera propietaria,White Star Line, –en rojo y blanco-. Juan Elorduy decidió comprar 50, y en enero de 1910 cambió los colores de su equipo. Fueron los colores protagonistas. La ‘Titanic Foundation’ con motivo de la conmemoración del centenario del hundimiento del buque, ha regalado a ambos equipos en 2012, la reproducción de la bandera que portaba el buque en la proa. En el Fútbol Club Barcelona[110], sólo se manejan teorías acerca del origen del azul y grana. Una de ellas proviene de la similitud de las camisetas con los lápices de dos colores que utilizaban los contables de las empresas textiles en aquel tiempo. Otra teoría es que la madre de los hermanos ‘Comamala’” distribuyó fajas azules y rojas para que aquellos jugadores pudieran distinguirse, cuando aún no tenían uniforme. Algunos equipos del Campo de Gibraltar, han elegido los colores ingleses por el simple hecho de adquirir la equipación donde la encontraban de forma más completa, en Gibraltar. El Algeciras CF[111], por ejemplo, no tenía camiseta oficial en su fundación, y comprobaban primero los colores del otro equipo para buscar un color con el que distinguirse de ellos. De esta forma los colores más habituales del Algeciras FC[112] eran el blanco, el azul e incluso el naranja. En cierta ocasión, se enfrentaron a un equipo cuyos jugadores eran los tripulantes de un barco inglés que había atracado en Gibraltar. Como el Algeciras FC tenía ya cierta solera, la directiva decidió que era el momento de que tuviese propia su equipación. Para conseguirlo, los directivos se trasladaron a Gibraltar y compraron unas camisetas en rojo y blanco, colores pertenecientes a un equipo inglés (entonces desconocido) llamado Southampton F.C. En cuanto a la Real Balompédica Linense, también adquirió su equipación en la Roca, en blanco y negro, que pertenecían al equipo inglés Newcastle United.

Pero no sólo el azar ha decidido los colores de los equipos. La política ha llegado a definir los colores del equipo de la Selección Nacional de España entre 1939 y 1945. Del simbolismo fascista de la época en la ropa de los jugadores, se hacía eco el diario “Arriba”: “Según noticias en la reunión del Consejo Nacional de Deportes, se acordó que los jugadores del equipo español de fútbol vistan camiseta azul marino y pantalón blanco y en el pecho, el escudo nacional con sus colores. Las medias, también serán de los colores nacionales[113]”. La trascendencia de aquella medida, fue explicada por Fernando Vizcaíno Casas:“La susceptibilidad política de la época llegaba a estos extremos: todo lo rojo quedaba proscrito, aunque fuese en las camisetas del equipo nacional de fútbol, que se sustituyeron por otras azules, más en consonancia con las tendencias cromáticas de los años cuarenta”[114]

FOOT-BALL: ¿PRIMER DEPORTE ESCOLAR?

Además de las comunidades inglesas y la burguesía española, el foot-ball también se ha desarrollado en ciertos ambientes educativos que, bebiendo de la influencia británica, se introdujo en España a través de algunos colegios que seguían las normas de los centros educativos británicos. Alejandro San-Martín (1889)[115] reseñaba que la Institución Libre de Enseñanza (ILE)[116] utilizaba desde hacía diez años el modelo deportivo inglés, y que poco a poco iba implantándose entre las aficiones de sus alumnos. Ricardo Rubio (1893)[117] detallaba los inicios: “en 1889, a la vuelta de una visita a Inglaterra de uno de nuestros profesores, se introdujo el foot-ball, que desde entonces viene siendo nuestro juego de invierno. Yo he visto a párvulos jugar, no ya en el patio, sino en una clase pequeña, al foot-ball copiando exactamente lo que habían visto hacer en el campo; la distancia era de muy pocos pasos, la pelota una gran bola de papel atada con cuerda y había que entrar por una puerta, o tocar en la pared de enfrente. Nada faltaba al juego y había lucha, y muchísima animación, y extraordinario interés”. El fútbol recibió en España fundamentación pedagógica, ya que además de considerarlo como un recreo, fue reconocido como un poderoso medio educativo, que proporcionaba la educación física de los jóvenes y, a su vez, “un valor añadido para reforzar las virtudes morales”. El fútbol también fue estimulado por “los profesores universitarios enamorados de los métodos e ideas pedagógicas de las Universidades de Orxford y Cambridge”[118]. A partir de 1894, algunos de los profesores de los Institutos de enseñanza secundaria incorporaron en sus programas el juego del fútbol. Francisco de la Macorra[119] (1894) en el programa de la asignatura de Gimnástica Higiénica” del Instituto San Isidro de Madrid, introdujo una lección sobre la descripción de las reglas y número de jugadores para la práctica de “El Balón” o “pelota a pie”. La Dirección General de Instrucción Pública recomendaba en una Circular del 18 de marzo de 1894 para la educación física, una serie de “medidas higiénicas y pedagógicas”, entre las que se recomendaba la incorporación de los juegos ingleses, entre ellos el foot-ball[120] . En poco tiempo, se publicaron manuales de texto, y se incluyó el fútbol como contenido. En algunos colegios elitistas de la época, el fútbol se iba reafirmando como el juego de moda a instancias de los jóvenes de la burguesía, aunque también había experiencias escolares más populares como las de Málaga o Badajoz. Los primeros campeonatos infantiles no tardaron en aparecer, sobre todo estimulados por la creciente afición de las poblaciones más urbanizadas como Barcelona, Madrid o Bilbao. En Barcelona se creaban equipos infantiles estimulados por la pronta organización de un campeonato infantil de la Federación Gimnástica Española (FGE). Ello coincidía con la creación de la “Escuela de Fútbol” del FC Barcelona para los hijos de sus socios que dirigía el alemán Udo Steinberg en 1902. Para finales de mayo de 1903, la Asociación Madrileña de Clubs de foot-ball, que presidía Carlos Padrós, preparó un “campeonato infantil de foot-ball” como fin de temporada. En esta época, en San Lorenzo del Escorial se reunían jóvenes que disputaban encuentros de foot-ball. Eran alumnos de las tres sociedades del Colegio de Alfonso XII, Universidad de María Cristina y de la Escuela de Montes. Asimismo en Bilbao en 1903 ya se organizó un Campeonato provincial infantil de fútbol en el que participaron diez equipos de jóvenes menores de 17 años, disputándose la Copa Atlhétic.

 


[1] Recopilación de Publicaciones de Francisco Tornay, del Diario Área en1976

[2] Tras la aprobación de la Ley de Bases en 1868 que facilitaba la inversión en empresas españolas, muchos empresarios británicos se trasladaron a España para invertir y emprender nuevos proyectos en las bodegas vinícolas, minería, industria pesada, comercio textil y la construcción de puertos fluviales o marítimos, lo cual propulsó el desarrollo industrial y comercial del país.

[3]  En 1873 las minas de Rio Tinto carecían de comunicación, (sin carreteras ni ferrocarril), salvo caminos vecinales a Zalamea la Real y Aracena a 76 Km. de Huelva capital y a 90 Km.de Sevilla. El 28 de julio de 1875 se inauguró el ferrocarril de Río Tinto a Huelva, para transportar los minerales de la compañía hacia el Puerto.

[4]  JESÚS POLO DEL BARRIO: “El fútbol en Madrid: de actividad lúdica a espectáculo de masas (1898-1945)”. Universidad  Complutense de Madrid. 2002. pp. 21-25

[5]  La ropa interior masculina de la época era el calzón largo de color claro a juego con la camiseta.

[9] Charles Robert Julian jugador del Rio Tinto F.C. estuvo en la Olimpiada de Amberes de 1920

[13] La IFAB es una Asociación fundada en Londres, constituida por dos representantes de cada una de las cuatro asociaciones de fútbol del Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda) creada en 1886, a instancias de la Foot-ball Association (FA) inglesa, que trataba de armonizar los criterios de juego, dado que cada universidad proponía sus propias reglas. LaIFAB se encargó del reglamento en una época en la que éste difería también según el país donde se disputasen los partidos y tenía como misión preservar, supervisar, estudiar y, de forma eventual, modificar las reglas de juego. En mayo de 1904, siete países se dieron cita en París para crear la Fédération Internationale de Foot-ball Asociation (FIFA). La FA se integró en la FIFA ese mismo año, y en 1913 ésta pasó a ser miembro del IFAB.

[14] Finestres, 1999

[16] Nombre de la ciudad tras la reconquista cristiana en 1264

[17] RAMÓN MOLINA BARRIOS “Historias Xerecistas” (1997) obtenidas de publicaciones locales del mundo del vino conservadas en el Archivo Histórico de la casa González-Byass, recopiladas por el archivero D. Juan Guerrero García.

[18] En 1911 el resto de la plantilla la componían Luis Agar, Mr. Mach, José Benítez, Guillermo Ruiz, Joaquín Bernal, Luis Ramos, José Noriega, José Lacombe, Juan Antonio Gabilán, Pedro Melero, Manuel Izquierdo, Alfonso Pacheco, De la Puente, Marenco y Soria.

[19] Corbinos, 1928; Domínguez, 2009; Delegación Nacional de Deportes, 1954; Finestres, 1999

[20] Empresa concesionaria para sustituir las lámparas de petróleo por las de gas

[21] La junta directiva se completaba con el industrial metalúrgico de origen británico John Henderson, como secretario;  William Langdon, un ingeniero procedente de Gibraltar y directivo de la Río Tinto Company Limited, que fue nombrado presidente honorario del club;  y con William Alexander Mackay, contratado el 12 de Julio de 1883 por el departamento médico de la Río Tinto Company Limited, compañía presidida por su hermano John Sutherland MacKay

[24] Exportadora de naranjas, cereales y minerales

[27] CHRISTIAN LANGDON, gibraltareño, nieto del fundador del Sevilla CF y bisnieto de cofundador del Recreativo de Huelva.

[28] En aquellos primeros años, los partidos tenían dos jueces de línea, uno aportado por cada equipo.

[30] Carta de petición del Sevilla FC al Huelva Recreation Club, publicada en el diario “La Provincia” el 12 de marzo de 1890.

[31] El equipo de Sevilla, tenía entre sus jugadores ingleses a Hugo McColl-(Foto 6.B Hugo Mc Coll, Capitán del Sevilla FC) como capitán-, Ritson, Logan, Strougler y Nicholson . El equipo onubense tenía seis jugadores locales y diecinueve británicos componiendo un once inicial de sólo diez integrantes:  Alcok, Yates, Wakelin, Duclós, Coto, Kirk, Daniels, Curtis, Gibbon y Badley.

[32] NICOLÁS SALAS: Sevilla: Crónicas del Siglo XX”. Tomo I 1895-1920 pp83-90. Universidad de Sevilla. Colección de Bolsillo.

[33] Diario “La Provincia” del 18 de Mayo de 1903

[34] Se trataba de la fábrica de Vidrio de la Trinidad (JUAN CASTRO): “Orígenes del fútbol sevillano. La olvidada memoria británica” Ed Puntorojo. Sevilla 2012.

[35] La nueva directiva esetaba presidida por José Luis Gallego y la completaban: F. Caballero Infante, Luis Ybarra Osborne, A. Amorós, Paco Alb, Laffita, Serra y Pickman, J. Garcia Barraca, J. Otero Sánchez, (escritor de la historia del Sevilla FC junto a su hermano Arturo), R. Illanes, C. Folache, A. Rodriguez Garcia, Monesterio, J.M. Piñar y Pickman, Beltran, Isaías White (1890, primer secretario), y Enrique Welton (1890) . También participaron Salvador López, procedente del Instituto Provincial Sevillano y Manuel Jiménez, hijo de un rico hacendado de la comarca sevillana de Viso del Alcor .

[38] Charly Cumbo, responsable de la GFA desde 2000 a 2010.

[39] Diario “La Provincia” de Huelva, 4 octubre 1890.

[40] Archivo Municipal de Huelva, en el fondo Díaz Hierro de la casa Colón

[41] Las Asociaciones de fútbol que preceden a la GFA de Gibraltar son: Londres (1863), Escocia (1873), Gales (1875), Irlanda (1880), Holanda y Dinamarca (1889), Nueva Zelanda (1891) y Argentina (1893).

[42] En la actualidad, sigue celebrándose.

[43] En 2013 sigue celebrándose el Campeonato Liga de Gibraltar, en el que participan 30 equipos, con tres categorías, incluida una de reservas. Los equipos de primera división son: Lincoln FC, Gibraltar United FC, Manchester United FC, St Joseph FC, Glacis United FC, PwC Laguna FC, Shamrock FC 101. En segunda división:
Chelsea Beacon Press, Sporting Club, Pegasus FC, Colegio Cosmos, Rock Cosmos, Wanderers, Lions FC, Marruecos Unidos, Lynx FC, Europort Isola del FC, Leo Santos &Sons, Guns FC, South United Unidos del Sur, SJ Athletic SJ Athletic. En la Liga de reservas: Chelsea Beacon Press Res., PwC Reserves Laguna, St Joseph’s Res., Lincoln Res., Manchester United Res., Res. Glacis, Lions FC Res., Gibraltar United Res., Shamrock 101 Res.

[44] Gibraltar cuenta con algunos equipos “duplicados”, que llevan el mismo nombre que, en la actualidad, juegan como equipos de reserva.

[45]  España FC era un equipo de Gibraltar.

[46] Al tratarse de campos de tierra, la celebración de partidos estaba condicionada al tiempo ya que la lluvia convertía el campo en fango que imposibilitaba la celebración de los encuentros.

[47] Equipo sevillano nacido en 1908 de la escisión del “Sevilla Balompié”.

[48] Para ver los partidos entre equipos de Gibraltar y equipos del Campo de Gibraltar, ver cada apartado referente a La Línea, Algeciras, San Roque.

[49] La Rock Cup continúa celebrándose en la actualidad.

[50] Según la página web http://www.rsssf.com/tablesg/gibcuphist.html, la Rock Cup comenzó en 1895, resultando ganador el Gibraltar FC frente al Jubilee FC, hasta 1936 no existe más información al respecto hasta el nuevo inicio ese mismo año.

[51] En 1937 venció el equipo Britannia FC, (Foto 15.B Britannia FC) en 1938 Europa FC y en 1939 el 2nd Batallion The King's Regiment.

[52] El equipo Gibraltar United FC se creó en 1947 para competir con los equipos militares de Gibraltar tras la evacuación de la población civil a Londres, Ballymena (Irlanda del Norte), Jamaica, Madeira, y norte de África, con motivo de la II Guerra Mundial. En el Peñón sólo quedaron 7.000 hombres gibraltareños para apoyar a las tropas británicas.

[53] ABC 26 noviembre 1954

[54] La Selección de Gibraltar eligió a cuatro jugadores militares para enfrentarse a los equipos europeos, Duncan (RAF), McMahon (Ejército), Twissell (Armada) y Sidaway (Ejército), y consiguió la victoria ante el Jönköpings.

[56] ABC 23 Noviembre 1945

[57] ABC 24 mayo 1946

[58] ABC 23 agosto 1955

[59] ABC del 23 de agosto de 1955.

[60] ABC 6 noviembre 1952

[61] ABC 11 octubre 1952

[63]En una circular, fechada en enero de 1941, se limitaba la participación de jugadores extranjeros en las competiciones deportivas oficiales españolas: “Queda prohibido, con carácter general, a los extranjeros la participación en toda clase de campeonatos deportivos nacionales, como en las pruebas de clasificación para los mismos, ya sean de carácter individual o por equipos. Quedan, por tanto, sin ningún efecto, a partir de dicha fecha -28 de enero de 1941-, todas las cláusulas reglamentarias federativas o de cualquiera de las Sociedades Deportivas que se hallen en oposición con dicho acuerdo, quedando obligadas en su virtud todas las entidades organizadoras de campeonatos o pruebas de clasificación para los mismos, a cerciorarse de la nacionalidad de los participantes que puedan inscribirse en unos u otras”. Esta Orden afectó a las competiciones oficiales pero no a los partidos amistosos, que siguieron desarrollándose a uno y otro lado de la Verja, hasta que, en 1950 la situación política empeoró entre ambas comunidades y provocó la suspensión total del encuentros”.

[65] JOSÉ ANTONIO LEDESMA: “Memorias del Tiempo, con Antonio Bernal”. Ed Círculo Rojo. 2011 pp 193-197

[66] Archivo Municipal de San Roque

[67] “Benalife” era el cortijo más antiguo de la zona, que data de 1656. En la actualidad, parte del cortijo sigue en pie aunque con usos diferentes al deportivo.

[68] Antonio Pérez, cronista oficial de San Roque.

[70] El Rey Alfonso XIII concedió a La Línea el título de Ciudad con un Real Decreto del siguiente contenido literal: “Queriendo dar una prueba de mi Real aprecio a la Villa de La Línea de la Concepción, provincia de Cádiz, por el desarrollo de su agricultura, industria y comercio, y su constante adhesión a la Monarquía, vengo en concederle el título de Ciudad. Dado en Palacio a 3 de julio de 1913. Alfonso. El Ministro de la Gobernación, Santiago Alba”.

[71] El 17 de enero de 1870 se autoriza la segregación de La Línea, del Ayuntamiento de San Roque, y se le conceden los pastos, frutos, aprovechamiento y sus usos públicos comprendidos en el término jurisdiccional. Así  se funda con poco más de 300 habitantes “La Línea de Gibraltar”, después denominada de “La Línea de Contravalación”, y finamente, “La Línea de la Concepción”.

[73] En Gibraltar y desde los primeros tiempos de la navegación a vapor, existían varias compañías (Imossi. Mackintosh, Hayne, Mateos e Hijos, Bland, La Nueva) suministradoras de carbón mineral a los buques que recalaban para repostar combustible. Los capataces que trabajaban el carbón, vivían en La Línea y el “reclutamiento” de personal se hacía en algunos cafés de la villa, donde se reunían los candidatos, de hecho, aún existe en La Línea, la “Calle Carboneros”. En los rompientes de San Felipe los capataces de los carboneros colocaban a un hombre provisto de un catalejo para vigilar el puerto de Gibraltar, atento a la señal que podían hacer las diferentes compañías de vapores, anunciando la llegada de un barco. A través de banderas de colores, los barcos indicaban cuántos trabajadores necesitaban. Durante la espera, los candidatos jugaban al foot-ball, y, cuando el vigía divisaba la señal en el muelle del carbón de Gibraltar, visible desde la playa de San Felipe de La Línea, se lo comunicaba a su capataz, quién rápidamente procedía al reparto de los llamados "cartones” con el nombre de la Compañía que les requerían. Fue uno de estos carboneros quien propuso formar equipos de foot-ball competir después con otros equipos. Así comenzaron los encuentros en la Playa de San Felipe (http://lalineaenblancoynegro.blogspot.com.es/2012/03/antologia-anecdotic...)

[74] Bermejo Chamizo, Javier: “El balón blanquiverde”: 135 años de fútbol en Andalucía / Javier Bermejo, José Carlos Barbado Lima. Sevilla : Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, 2009

[77]Antología Anecdótica del Futbol Linense por Francisco Tornay 1976”

[78]JAVIER BERMEJO, JOSÉ CARLOS BARBADO: “El balón blanquiverde”: 135 años de fútbol en Andalucía / Lima. Sevilla : Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, 2009

[79] Documento encontrado por el periodista Rafael Boza.

[80] RAFAEL BOZA: periodista deportivo e investigador de los orígenes de la Real Balompédica Linense

[81] Bermejo Chamizo, Javier: “El balón blanquiverde”: 135 años de fútbol en Andalucía / Javier Bermejo, José Carlos Barbado Lima. Sevilla : Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, 2009

[82] La situación política influyó en el fútbol durante el período de la II República (1931-1936), ya que los equipos que tenían en su nombre, el título de “Real”, se vieron obligados a obviarlo. También influyó en el deporte la situación política durante la Dictadura. Por la circular número 3.149 de 21 de diciembre de 1940, se ordenó  que todas las Federaciones Nacionales adoptaran las medidas pertinentes para que fuera variada de la denominación de sociedades, clubs y entidades en general toda construcción extranjera de sus títulos, ajustándolos a una sintaxis española. También se les encargó el estudio para la sustitución de los vocablos extranjeros usados en su deporte y la adopción de los correspondientes españoles o su interpretación más exacta en nuestro idioma). También se ordenó cambiar los nombres de los equipos con nominación extranjera. (Circular del 1 de febrero de 1941). Sirva como ejemplo el cambio del Fútbol Club Barcelona, bajo la presidencia de Enrique Piñeiro, que pasó a llamarse Club de Fútbol Barcelona y el Athletic de Bilbao, cambió también de nombre y pasó a llamarse Atlético de Bilbao. Los equipos cuya denominación incluía la palabra “Racing” o “Sporting” en su nombre, también sufrieron cambios. El Sporting de Gijón, pasó a denominarse Deportivo Gijón. Los vocablos extranjeros fueron erradicados, de igual forma, del vocabulario periodístico. El término que más llama la atención es “fútbol”, palabra que dejó su lugar a “balompié”, concepto defendido muchos años antes por Mariano de Cavia desde las páginas del diario El Imparcial y que tuvo cierta aceptación en la primera década del sigloOtras palabras como corner, referee, shot o team, fueron sustituidas en los diarios, por saque de esquina, árbitro, disparo, o equipo, cumpliendo así lo estipulado en la circular del 21 de diciembre de 1940.

[83] J. CASTILLO LÓPEZ “Historia Deportiva y anecdótica de la Real Balompédica Linense” Impresión Talleres Garrigosa. Málaga.

[86] JOAQUÍN FERNÁNDEZ LÉRIDA Investigador de la Historia del Algeciras CF

[89] JOAQUÍN FERNÁNDEZ LÉRIDA, Estudioso de la historia del Fútbol en Algeciras

[92] La plantilla gibraltareña era: Juan Gómez (portero), Juan Roca, José Gache (defensas), Ricardo Ferrari, Ángel Chipulina y José Carruana (Medios), Juan Broocks, Andrés Chipulina, José Caruana, Juan de la paz, Joto, Cacharro y Alberto Friary (Delanteros). La plantilla del Algeciras SC estaba formada por José Romero (portero), Emilio Infante y José Cabello (defensas), Rafael Infante y Arturo Casola (Medios), Luis Casola, Ramón Puigcarbó, Luis del Bosque, José Soriano y Ángel Cabello (delanteros).

[98] El suizo Otto Kunzle, los ingleses Walter Wild, John y William Parsons, el alemán Otto Maier, y los catalanes Lluís d’Ossó, Bartomeu Terradas, Enric Ducal, Pere Cabot, Carles Pujol y Josep Llobet)

[102] “El fútbol en Madrid: de actividad lúdica a espectáculo de masas (1898-1945)” Jesús Polo del Barrio. Universidad Complutense de Madrid. 2002

[107] La plantilla inglesa estaba compuesta por Baird, Hamilton, Wilson, McDonald, Tearey, Smeddon, Bill, Bruce, Roblo, Amstrong y Brand, y por parte española Borde Alarcón, Lecue, Zabala, Milicua, Otero, Zubillaga, Unzueta, Azcue, San José y Greaves.

[113] Diario Arriba. 14 de noviembre de 1940

[114] El fútbol en Madrid: de actividad lúdica a espectáculo de masas (1898-1945)” Jesús Polo del Barrio. Universidad Complutense de Madrid. 2002

[115] ALEJANDRO SAN MARTÍN (1889). “Los juegos corporales más convenientes en España”. BILE, 302, 261.

[116] La Institución Libre de Enseñanza, hizo un intento pedagógico que se realizó en España en la primera mitad del siglo XX, inspirado en el Krausismo con un objetivo de renovación.

[117] RICARDO RUBIO (1893). “Los juegos corporales en la educación”. BILE, 391, 147.

[118] FRANCISCO ALONSO. (1924). “Fútbol: Asociación y Rugby”. Madrid: Biblioteca deportes, Calpe

[119] FRANCISCO DE LA MACORRA. (1894). Programa de la asignatura de gimnástica higiénica y juegos

escolares. Madrid: Tip. de los Hijos de M. G. Hernández.

[120] FRANCISCO PEDREGAL (1895). “La educación gimnástica”. Madrid: Imp. de los Hijos de M. G.

Hernández.

 

taxonomía: 
Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...